Se ha expuesto el viaje sin escalas más largo en distancia, y también el de mayor duración. Sin embargo, ni el vencejo real ni la aguja colipinta son los animales con el viaje migratorio más largo —contando las paradas en ruta—. El mérito de este logro  lo tiene el charrán ártico (Sterna paradisaea). Se reproduce en regiones árticas y subárticas, como la aguja colipinta, pero su zona de invernada está aún más al sur que Australia o Nueva Zelanda.

Concretamente, el viaje migratorio más largo registrado hasta el momento por un charrán ártico —y que se corresponde con el vuelo migratorio más largo jamás observado— fue el de una colonia anidada en las islas Farne, en Reino Unido. La ruta completa fue registrada mediante seguimiento por geolocalización: a finales del verano comenzaron el viaje desde las islas Farne hasta Sudáfrica, en un vuelo de un mes de duración; de ahí al océano índico, donde realizaron la primera parada prolongada; la segunda y tercera paradas fueron en dos zonas costeras de la Antártida, donde pasaron el verano austral; de allí volvieron a Sudáfrica, y regresaron a las islas Farne bordeando la costa oriental del continente africano. read more

Se planteó entonces la opción de capturar a los animales, esterilizarlos y dejarlos en libertad. Pero las cotorras son animales inteligentes que aprenden rápidamente a evitar las trampas, por lo que la medida obliga a cambiar el método de trampeo cada cierto tiempo; sumado a la enorme cantidad de cotorras en algunas ciudades españolas, lo hace una medida inviable. Sin contar con los costes veterinarios que implicaría esterilizar a miles de animales.

Además, las medidas que impliquen que las cotorras queden en libertad, se da un problema adicional que hace que todas ellas resulten ineficaces. Las cotorras, incluso estériles y sin huevos, son muy longevas y continuarán causando impactos durante décadas. read more

Los beneficios de volar en bandadas

Una estrategia de supervivencia. Vuelan en bandadas porque agruparse les ofrece seguridad, ya que a los depredadores, como los halcones peregrinos, les resulta más difícil apuntar a un ave concreta en medio de una hipnotizante bandada de miles de pequeños pajaritos. Es una estrategia similar a la que utilizan los bancos de peces en el mar. También lo hacen para calentarse por la noche e intercambiar información (como una buena zona en la que obtener alimento).

El agrupamiento también permite que las aves vuelen más lejos usando menos energía porque cuando el ave líder de la bandada bate sus alas, crea elevación para las aves que se encuentran detrás: cada una, menos la primera, vuela en la corriente ascendente del ala del ave de delante. read more

Las plumas de los colibríes

Según una investigación internacional elaborada por el Field Museum de Chicago, todas las plumas de las aves están elaboradas de queratina, la misma proteína que está presente en la piel, las uñas o el cabello humano.

Además, poseen unas células que contienen orgánulos productores de pigmento (es decir, melanosomas). Las personas también poseemos melanosomas, ya que son los encargados de producir melanina y colorear nuestro cabello y piel.

Sin embargo, el pigmento no es la única manera en el que las aves pueden obtener color. La forma y distribución de los melanosomas pueden influir en la forma en la que la luz rebota en ellas, dando lugar a colores vivos y brillantes. Así, según los investigadores, las plumas de las aves se organizan en capas y, cuando la luz rebota en estas capas, aparecen colores brillantes como si se tratara de una pompa de jabón. read more

Desarrollo de la investigación

Los científicos crearon el primer modelo acústico 3D de colibríes voladores. Para ello, combinaron grabaciones de video y audio de las aves en movimiento, con mediciones de las fuerzas generadas por las alas de los colibríes.

Además, para capturar todos los elementos del vuelo del colibrí, los investigadores emplearon placas de presión sensibles que midieron la fuerza de los batidos de las alas, una docena de cámaras de alta velocidad, 2 176 micrófonos y seis colibríes que fueron capturados, grabados y liberados en el mismo día, según el estudio publicado en la revista eLife. read more

¿Cuál fue uno de sus hallazgos clave? En promedio, la masa muscular de todas las especies que analizaron había disminuido desde 1980. Y, además, 36 de ellas habían perdido cerca del 2% de su peso corporal, por década. Al mismo tiempo, 61 de las 77 especies vieron un aumento en la longitud de las alas.

Por otro lado, el estudio también estableció la relación entre la masa corporal y la longitud de las alas, con la finalidad de comprobar los cambios generales que se habían producido en la morfología de las aves y su aptitud para volar. read more