Un holandés de 47 años que se encontraba de vacaciones en una reserva natural de Sudáfrica sufrió necrosis escrotal, o muerte de tejido en el escroto, después de que una cobra hocicuda (Naja annulifera) le mordiera los genitales mientras estaba en el baño. El problema surgió que como estaba lejos de un hospital, tuvo que esperar tres horas para ser trasladado en avión al centro de trauma más cercano.

Este tipo de serpiente no suele ser agresiva pero es probable que su ataque se debiera que percibió que algo bloqueaba su salida del inodoro.

Aunque el veneno de la serpiente es neurotóxico, tuvo la suerte de evitar cualquier síntoma neurológico. Cuando llegó al hospital, el hombre tenía fiebre pero estaba consciente. Se le administró un contraveneno y fue trasladado a cuidados intensivos.

El equipo médico tuvo que extirpar el tejido muerto de sus genitales y reemplazó en el pene y el escroto tejido extraído de su ingle.

 

 

Deja un comentario
Mirá También: 

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *