Un bicho raro

Medía menos de 60 centímetros de largo y pesaba menos que un gato. Pegomastax africana (originalmente llamado africanus, pero se corrigió al género femenino) era un dinosaurio enano de la familia de los heterodontosaurios. Los heterodontosáuridos comprenden una importante rama temprana de herbívoros de pequeño tamaño que se desarrolló durante unos 100 millones de años, entre el Triásico tardío y el Cretácico temprano.

Su reconstrucción nos muestra un animal que rompe con la imagen habitual que tenemos de los dinosaurios. Un pico corto a la manera de un loro, del que salen dos puntiagudos colmillos frontales, acompañados de dientes posteriores en ambas mandíbulas que utilizaba para machacar plantas. Tenía el cuerpo recubierto de púas como un puercoespín, una característica que nos resulta extraña en dinosaurios pero que no suponen una evidencia única en esta especie. Precisamente, otro heterodontosaurio, Tianyulong, también tendría púas. En cambio, sí que son llamativos unos colmillos tan desarrollados en una especie con una dieta herbívora. Son el elemento que más despista a los investigadores, que no tienen clara la función de estos caninos. Hay quien apunta a una posible arma de defensa.

Los restos están conformados por un cráneo parcial, las mandíbulas superior e inferior y piezas de la dentadura, lo cual ha permitido describir a este extraño dinosaurio, así como apuntar ciertos detalles sobre su dieta y su manera de masticar.

Referencias:

Ayuso, M. 2012. Descubren un nuevo tipo de dinosaurio, el puercoespín vampiro del Jurásico. elconfidencial.com.

Sereno, P. 2012. Taxonomy, morphology, masticatory function and phylogeny of heterodontosaurid dinosaurs. ZooKeys 226, 1-225. DOI: 10.3897/zookeys.226.2840.

Deja un comentario
Mirá También:  Desafiando a la gravedad: El cumpleaños de Marc Chagall

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *