El propio Abstract del trabajo comienza exponiendo lo siguiente: “La búsqueda de cómo autoorganizarse colectivamente para maximizar las posibilidades de supervivencia de los miembros de un grupo social requiere encontrar un compromiso óptimo entre maximizar el bienestar de un individuo y el del grupo”. Los pingüinos de la Antártida luchan contra el frío agrupándose entre ellos, es algo conocido por todos. Pero no es cierto que los pingüinos busquen siempre una mayor temperatura, se moverán para encontrar un ascenso de su temperatura actual, según sus propias condiciones corporales. Y esa es una de las claves, el constante movimiento de búsqueda de un aumento o descenso de temperatura, lo que convierte a la formación de grupos en un proceso altamente dinámico”.

Los investigadores han encontrado que la interacción con el campo conduce hacia un concepto que se conoce como “fuerza de tres cuerpos” o “fuerzas triples” entre partículas. Como su propio nombre indica, las fuerzas de tres cuerpos ocurren solo si hay tres cuerpos, no como en el caso de la interacción entre dos masas (gravitación) o dos cargas (Coulomb). Estas fuerzas triples son la clave para comprender la dinámica colectiva de las partículas activas que se comunican entre sí. Y es aplicable tanto en grupos de pingüinos que buscan optimizar su temperatura o bacterias que desean hacer lo mismo con el consumo de oxígeno. “Este concepto podría servir como un ingrediente útil para optimizar conjuntos de agentes activos artificiales o para ayudar a revelar aspectos de las reglas de comunicación usados por ciertos grupos sociales para maximizar sus posibilidades de supervivencia”.

Mirá También: 

La quimiotaxis, por ejemplo, “proporciona uno de los mecanismos de adaptación más simples pero eficaces”. Consiste en un fenómeno en el que las bacterias y otras células de organismos pluricelulares controlan sus movimientos en función de la concentración de ciertas sustancias químicas presentes en su entorno. “Muchos microorganismos pueden detectar la concentración de una sustancia química y subir (quimiotaxis positiva) o bajar (quimiotaxis negativa) su gradiente”. Este mecanismo, “que les permite ir hacia los nutrientes y alejarse de las toxinas peligrosas”, es usado para la señalización intercelular. La bacteria E. Coli y las células de Dictyostelium producen sustancias químicas colectivas al morir de hambre. El resto de individuos sigue el gradiente químico colectivo y pueden así soportar largos periodos de inanición. Esto ya se viene estudiando desde los años 70 del siglo XX, enmarcados en el modelo clásico de Patlak-Keller-Segel. Se tiene en cuenta aquí que el volumen de ocupación del espacio es finito, por lo que se restringe el espacio disponible en la habitabilidad de las células que lo integren. Otro ejemplo de gradientes de campo sería el de las algas Euglena gracilis, que buscan niveles óptimos de intensidad de luz para la fotosíntesis. A esta habilidad se le llama fototaxia. Si el movimiento no es orientado, hablaríamos de fotofobia o fotoshock.

En el caso de sistemas vivos más complejos el mantenimiento de condiciones óptimas (homeostasis) viene acompañado de respuestas fisiológicas, como venimos comentando, pero también conductuales. “Esto introduce un paradigma de termoregulación social para diferentes especies, como aves, ratones y ratas, siendo el caso más notable el de los pingüinos”.

Mirá También: 
Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *