Si bien este hallazgo indica que los ratones pueden evitar la insuficiencia respiratoria al respirar por el trasero, la necesidad de eliminar la mucosa intestinal hace que esta técnica no sea adecuada para los humanos.

 

Un método alternativo

Probaron una técnica distinta en ratones y cerdos, administrando líquido oxigenado a través del recto. Cuando se colocó en un entorno no letal que contenía solo un 10% de oxígeno, los ratones que recibieron el líquido a través del ano pudieron caminar considerablemente más lejos que los que no lo hicieron, mientras que los investigadores también midieron un aumento en la cantidad de oxígeno que llegaba al corazón de los animales. Con los cerdos, la misma técnica aumentó su capacidad para caminar en condiciones de poco oxígeno.

«El nivel de oxigenación arterial proporcionado por nuestro sistema de ventilación, si se escala para la aplicación humana, probablemente sea suficiente para tratar a pacientes con insuficiencia respiratoria grave, lo que podría proporcionar una oxigenación que les salve la vida«, concluyen los investigadores.

 

«Ventilación enteral a través del ano»

La intención de este experimento era buscar una alternativa potencial a la ventilación mecánica que aporta aire a los pulmones de los pacientes a través de la traquea. La falta de máquinas de oxígeno ha hecho que un equipo de científicos sea más creativo a la hora de solucionar esta escasez de ventiladores pues incluso la técnica ECMO, oxigenación por membrana extracorpórea, donde la sangre se bombea fuera del cuerpo y se reoxigena con una máquina, está aún menos disponible que los ventiladores, según la Clínica Mayo.

Mirá También: 

Aunque parezca una idea un poco insólita, los tejidos del recto pueden absorber oxígeno, lo que ayuda a los animales a recuperarse, a tenor de los resultados del experimento. Los científicos detrás del estudio proponen que inyectar oxígeno en el recto podría algún día ayudar a salvar vidas humanas si los métodos de ventilación convencionales no están al alcance de la mano.

Tras el éxito en este experimento con modelos animales, los expertos esperan comenzar un ensayo clínico del tratamiento en humanos en algún momento del próximo año.

 

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *