Microplásticos en la tierra, en los océanos, en el aire… estos pequeños fragmentos de plástico son más omnipresentes de lo que la ciencia creía. Ahora, según un nuevo estudio dirigido por investigadores de daneses, los microplásticos se han convertido en compañeros inseparables en el cuerpo de las abejas.

Ahora, un equipo de científicos de la Universidad de Almería en colaboración con investigadores de la Universidad de Alcalá de Henares y la Asociación de Apicultores de Dinamarca, han detectado por primera vez microplásticos en el cuerpo de las abejas en un estudio con más de 4.000 abejas obreras provenientes de 19 colmenas del centro de Copenhague y de zonas suburbanas y rurales de Dinamarca.

Y es que el cuerpo de estos insectos está cubierto por pelitos que permiten contener pequeñas partículas que la abeja recolecta ya sea de forma intencionada o no. Los pelos se cargan electrostáticamente mientras vuelan, lo que ayuda a atraer las partículas, que normalmente es polen. Sin embargo, este nuevo estudio plantea que las abejas están atrapando no solo polen en sus cuerpos, sino también microplásticos.

 

¿Qué tipo de residuos se adhieren a las abejas?

La investigación ha mostrado hasta 13 polímeros sintéticos diferentes en el cuerpo de las abejas, según el trabajo publicado en la revista Science of the Total Environment.

Estas partículas tienen el tamaño de un micrómetro aproximadamente, de las que el 52% eran fragmentos y aproximadamente el 38% fibras. De los 13 polímeros sintéticos encontrado en las abejas, el tipo más común fue el poliéster, utilizado principalmente como fibra sintética, seguido del polietileno y el cloruro de polivinilo.

Mirá También:  Las mejores fotos de aves del año

 

 

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *