Muchos de nosotros pensamos en la juventud eterna como uno de esos deseos que nos gustaría lanzar o pedir y que se cumpliera. Pero, al igual que ocurre en los cuentos con el genio de la lámpara, siempre hay una trampa. Los científicos han descubierto una versión similar de esta historia que tiene lugar en los nidos de hormigas donde los garantes de la eterna juventud son parásitos que extienden drásticamente la vida útil de las hormigas obreras (pero a qué coste).

¿Sabías que las hormigas obreras apenas viven unas pocas semanas o meses y, en casos raros, algunos años? Las reinas pueden sobrevivir durante varias décadas. Pasan casi toda su vida a salvo en el nido donde son atendidas por las obreras. La alta esperanza de vida de las reinas se debe a su baja tasa de mortalidad, atribuible a los altos niveles de atención social que reciben, su entorno seguro y la activación de mecanismos fisiológicos de reparación. A no ser que aparezca un parásito con dotes especiales.

 

El ‘elixir de la eterna juventud’

Un equipo de investigadores de la Universidad Johannes Gutenberg en Mainz, Alemania, observó 58 colonias de hormigas Temnothorax durante tres años, algunas infectadas con Anomotaenia brevis y otras sin ella, y las inspeccionaron cada 10 días. El parásito, la tenia Anomotaenia brevis, es capaz de extender la vida de una hormiga Temnothorax nylanderi hasta una o dos décadas, acercándose a la edad de una hormiga reina. Estos parásitos sobreviven en la hemolinfa, el fluido corporal de los insectos.

Al final del experimento, todas las hormigas obreras no infectadas originales habían muerto pero, en las colonias donde Anomotaenia brevis había hecho acto de presencia, la mitad de las reinas y las obreras infectadas seguían vivas.

Mirá También:  Yanomamis: la tribu que come cenizas de muertos

«Es bastante extraordinario que un parásito pueda desencadenar un cambio tan positivo en su anfitrión. Esta extensión de la vida útil es muy inusual», explica la bióloga evolutiva Susanne Foitzik, coautora del trabajo.

 

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *