Los océanos desempeñan un papel fundamental en nuestras vidas, nos proveen de buena parte del oxígeno que respiramos, absorben el dióxido de carbono que día tras día emitimos a la atmósfera, regulan la temperatura y nos dan de comer.

Los océanos albergaron a los primeros seres vivos hace unos 3500 millones de años. Solo cuando las condiciones en tierra firme fueron las adecuadas para no morir abrasados por la radiación, muchos de estos seres vivos cambiaron el hábitat acuático por uno terrestre. Cinco son los océanos que bañan nuestro planeta: el Pacífico, el Atlántico, el Índico, el Ártico y el Antártico, ocupando una buena parte de él, más de más de 360.132.000 km². No en vano, a la Tierra se la conoce como el “planeta azul”.

Habitamos un planeta azul, pero sabemos muy poco de sus aguas. Tanto es así que hemos visitado más veces la Luna que el fondo del mar. Se destina más dinero a la exploración espacial que a la oceánica y eso que con esta última no solo obtenemos conocimiento, que también, sino que, gracias a este análisis los científicos pueden predecir, por ejemplo, cambios climáticos y meteorológicos a largo plazo. También permite explotar de manera más eficiente los recursos del planeta, lo que a su vez se traduce en una mejor gestión del medio ambiente en general.

En la actualidad los océanos están seriamente amenazados. La sobrepesca que puede acabar esquilmando especies, los desechos plásticos que acaban en los mares y que se van degradando con el tiempo convirtiéndose en peligrosos microplásticos que los animales y nosotros mismos ingerimos y las emisiones de carbono que hacen que las aguas se acidifiquen y calienten, contribuyendo a la destrucción de la fauna, la pérdida de hábitats naturales y la subida del nivel del mar, son los principales enemigos a los que se enfrentan los océanos y que nos urge afrontar con la máxima celeridad posible.

Mirá También:  Cosas que no sabías sobre los koalas

¿Te animas a hacer este test sobre los océanos? ¡Demuestra todo lo que sabes sobre ellos! Y si no sabes mucho, seguro que algo nuevo aprendes. Nunca es un mal día para incorporar nuevos conocimientos.

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *