Los astrofísicos recopilaron datos del telescopio NICER de la NASA (un telescopio de rayos X montado en el exterior de la Estación Espacial Internacional), para conocer la evolución de los agujeros negros a medida que se alimentan de estrellas cercanas. Y precisamente han encontrado ocho nuevos binarios de agujeros negros con eco en nuestra galaxia gracias al Neutron star Interior Composition Explorer (NICER). Esos ocho sistemas binarios contenían un agujero negro, con una estrella compañera binaria que el agujero negro despojaba y devoraba gradualmente.

«Vemos nuevas firmas de reverberación en ocho fuentes», explica el astrofísico Jingyi Wang del MIT. «Los agujeros negros varían en masa de cinco a 15 veces la masa del Sol, y todos están en sistemas binarios con estrellas similares al Sol, normales y de baja masa».

«El papel de los agujeros negros en la evolución de las galaxias es una cuestión pendiente en la astrofísica moderna», explicó en un comunicado de prensa la astrofísica del MIT Erin Kara, coautora del estudio. «Curiosamente, estos binarios de agujeros negros parecen ser ‘mini’ agujeros negros supermasivos y así, al comprender los estallidos en estos pequeños sistemas cercanos, podemos entender cómo estallidos similares en agujeros negros supermasivos afectan a las galaxias en las que residen».

 

Poniendo en marcha la ‘máquina de reverberación’

Paralelamente, junto con un grupo de académicos de educación y música del MIT han estado trabajando para convertir la emisión de un eco de rayos X de un agujero negro en ondas sonoras audibles. La luz de baja frecuencia se convirtió en tonos más bajos y la luz de alta frecuencia en tonos más altos. Los resultados, que podéis escuchar en el vídeo que acompaña a este artículo, ofrecen un efecto bastante espeluznante digno de una película de terror.

Mirá También:  Luego de quince horas de vuelo, aterrizó el avión que traerá las segundas dosis de vacunas

«Estamos en los comienzos de poder usar estos ecos de luz para reconstruir los entornos más cercanos al agujero negro», continuó Kara. «Ahora hemos demostrado que estos ecos se observan comúnmente, y podemos probar las conexiones entre el disco, el chorro y la corona de un agujero negro de una nueva manera».

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *