Desarrollo del estudio

Los científicos descubrieron serpientes en los árboles, las praderas y los arroyos a lo largo de las carreteras. Además, los investigadores descubrieron que las serpientes evitaban el interior de los bosques de coníferas, pero que se podían encontrar en los bosques caducifolios y dentro de edificios abandonados.

De hecho, más de la mitad de las serpientes rastreadas pasaban tiempo en graneros y cobertizos abandonados, lo que podría ayudar a protegerlas de la contaminación en el suelo circundante.

Durante los meses de invierno, en cambio, su riesgo de exposición aumenta cuando buscan refugio bajo tierra, cerca de los suelos más contaminados.

Ahora, los científicos quieren analizar los riesgos para la salud de las serpientes (y otros animales salvajes) debido al aumento de la exposición a la radiación. Esto será fundamental para entender los efectos del accidente de Fukushima en los animales silvestres.

Deja un comentario
Mirá También:  Las especies de ranas más impresionantes

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *