Experimentos en la gran ciudad y en el campo

«Sospechamos que el vuelo hacia la luz de las aves y las polillas puede funcionar de manera similar: la contaminación lumínica podría obligarlos a abandonar su brújula estelar y volar hacia luces artificiales brillantes para tener alguna posibilidad de mantener su rumbo», argumentó James Foster, investigador perteneciente a la Universidad de Würzburg.

Los experimentos se llevaron a cabo en Sudáfrica, en una azotea en el centro de Johannesburgo, así como en una zona rural de la provincia de Limpopo.

«Los escarabajos que veían la contaminación lumínica directa se comportaban de forma poco natural, pero seguían orientados. Pero los que veían cielos contaminados por la luz pero no edificios iluminados estaban completamente desorientados», subrayó Foster.

A partir de esto, los científicos concluyeron que los animales que habitan en el interior (es decir, entre las ciudades y la naturaleza) pueden verse más afectados por la contaminación lumínica, ya que no pueden ver ni las estrellas ni las farolas.

Deja un comentario
Mirá También:  Fotografías espectaculares de cascadas

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *