Las selvas de Borneo contienen unas inquietantes plantas carnívoras llamadas Nepenthes bicalcarata. Tienen forma de jarra con una especie de tapa sin encajar en el hueco, con unos colores bastante llamativos. Estas “simpáticas” plantas han evolucionado para poder atraer, capturar y retener presas pequeñas en su interior, donde los jugos gástricos esperan para digerir a los curiosos visitantes. Estos son invitados a un ágape y acaban siendo comidos, menudo anfitrión. Pero esta trampa mortal ha sido burlada gracias a la evolución por una especie de hormiga, la Colobopsis schmitzi. Tal vez se trate de otro caso de mutualismo, aunque aún está en estudio. Ya en 1880 el explorador inglés Frederick William Burbidge observó esta relación entre las hormigas y la planta, sin describir con detalle proceso. Más adelante otros científicos sugirieron que aunque pululaban por ahí, podrían convertirse en presa si caían al cuenco con el líquido mortal. Aunque se alimentan del néctar de la planta, tienen la capacidad de bucear en los jugos gástricos para recoger presas de la propia planta. Sin embargo, parece que el objetivo prioritario son las presas grandes, por lo que es posible que la Colobopsis schmitzi esté protegiendo a la Nepenthes bicalcarata de la putrefacción.

Deja un comentario
Mirá También:  Las mejores playas de España

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *