Un equipo de paleontólogos ha descrito una nueva especie de caracol terrestre que han descubierto en una pieza de ámbar del Cretácico medio excavada en una mina en Myanmar (anteriormente conocida como Birmania). Data de hace 99 millones de años.

 

Caracoles con caparazón peludo

El espécimen de caracol peludo en cuestión ha sido bautizado como Archaeocyclotus brevivillosus y mide poco más de 26,5 milímetros de largo ataviado con pelos cortos en forma de cerdas en su caparazón. Gracias a la resina del árbol fosilizado el caracol ha quedado inmortalizado dentro, dando a los científicos una ventana al mundo antiguo del animal.

“El caracol fósil mide 2,65 cm de largo, 2,1 cm de ancho y 0,9 cm de alto”, explica Adrienne Jochum, paleontóloga del Instituto de Investigación Senckenberg y el Museo de Historia Natural y el Museo de Historia Natural de Berna y coautora del estudio que publica la revista Cretaceous Research. “El margen exterior de su caparazón está revestido con pelos cortos que se agrupan alrededor de la abertura del caparazón”.

Utilizando microscopía convencional y tomografía microcomputadora de rayos X 3D, los diminutos pelos, que miden entre 150 y 200 micrómetros de longitud, fueron identificados por los investigadores en el caparazón de la especie recientemente descubierta Archaeocyclotus brevivillosus.

«Esta ya es la sexta especie de Cyclophoridae de caparazón peludo, un grupo de caracoles terrestres tropicales encontrados hasta ahora, incrustados en ámbar mesozoico, de unos 99 millones de años», dice Jochum.

Deja un comentario
Mirá También:  Ruta 2: Siete heridos en tremendo choque cerca de Chascomús

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *