A este ecosistema se le denomina  bosque —o bosque maduro, en oposición a los bosques inmaduros de las comunidades intermedias—. En el proceso de sucesión ecológica, es la última fase y constituye el ecosistema de mayor complejidad. La comunidad clímax

Por supuesto, este proceso de sucesión ecológica es diferente según el entorno a colonizar. No sucede lo mismo en un afloramiento de roca caliza en un clima templado, que en la colada de un volcán canario, o en el terreno arrasado por la explosión como la de la ísla de Krakatoa.

Los procesos de sucesión ecológica también suceden en los ecosistemas acuáticos. Según el entorno, el proceso contará con otras especies, con otros tipos de comunidades, pero básicamente atraviesa por las mismas fases. La comunidad final de la sucesión natural del fondo del mar Mediterráneo es la pradera de Posidonia, y no un bosque; pero sigue siendo una comunidad clímax.

Sucesión primaria y secundaria

En ecología se distinguen dos tipos de sucesión, primaria y secundaria. El proceso explicado en este artículo se corresponde con la sucesión primaria, y define el cambio en la composición de especies a lo largo del tiempo en un hábitat que no ha estado poblado previamente por ningún organismo. Las coladas de lava o los afloramientos de roca viva son sitios clave donde, de iniciarse un proceso de sucesión ecológica, sería de tipo primario. En estos lugares no solo no hay vida previa, sino que ni siquiera existe un suelo.

La sucesión secundaria es aquella que sucede tras una perturbación de un ecosistema preexistente. Da igual que esa perturbación sea más o menos grave, o que tenga un origen natural o antropogénico. Una inundación, un incendio forestal, un evento de tala masiva, el abandono de un campo de cultivo… son sucesos que pueden arrasar un ecosistema, pero aún permanecen restos de vegetación, hongos o microorganismos. Este tipo de terrenos aún conservan algo de suelo, que facilita en gran medida la instalación de nuevas comunidades vegetales, y ayuda a que el proceso de sucesión sea muy distinto.

Mirá También:  Imágenes increíbles de osos pardos

Referencias:

Chang, C. C. et al. 2019. Ecological succession in a changing world. Journal of Ecology, 107(2), 503-509. DOI: 10.1111/1365-2745.13132

Krivtsov, V. et al. 2000. Indirect regulation rule for consecutive stages of ecological succession. Ecological Modelling, 133(1), 73-81. DOI: 10.1016/S0304-3800(00)00281-7

Pielou, E. C. 1966. Species-diversity and pattern-diversity in the study of ecological succession. Journal of Theoretical Biology, 10(2), 370-383. DOI: 10.1016/0022-5193(66)90133-0

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *