Esto mismo tuvo que hacer el astronauta Mark Watney de la novela (y correspondiente película) “The Martian”, de Andy Weir. Él sin embargo no fertilizaba su cultivo improvisado de patatas con fertilizante artificial, sino con sus propias heces. En una misión real, saldría mucho más rentable transportar el fertilizante en polvo desde la Tierra. Y aunque él también utilizaba métodos improvisados para generar suficiente agua para regar su cultivo, una misión con el objetivo de cultivar alimentos delineado desde el principio podría hacer de manera más segura y eficiente, tal vez accediendo directamente a los depósitos de agua del planeta, o mediante reacciones químicas.

Por supuesto cultivar en Marte tendrá otras consideraciones a tener en cuenta más allá de la calidad de sus suelos. Por un lado su superficie resulta demasiado fría (temperaturas medias muy por debajo de los 0 ºC) para cultivar a la intemperie, por lo que toda esta odisea deberá realizarse en invernaderos adaptados para ello. Además, la atmósfera marciana es muy tenue y contiene un 96 % de dióxido de carbono, sin apenas oxígeno. Por otro lado, la menor gravedad de Marte podría hacer que el agua y los nutrientes del suelo se filtraran más lentamente que en la Tierra, reduciendo la cantidad de estos necesaria y haciendo todo el proceso algo más eficiente que en nuestro planeta.

Si todo este proceso acaba realizándose con éxito, tal vez en un futuro podamos tener grandes extensiones dedicadas al cultivo, de forma que sean las propias plantas las que aporten nutrientes al suelo para las futuras generaciones. Tal vez incluso, con suficiente tiempo y con algo de ingeniería genética, podamos tener plantas capaces de crecer por sí solas en suelo marciano, sin necesidad de invernaderos, filtrados o fertilizantes. Para eso, sin embargo, aún queda mucho.

Mirá También:  Los Encuentros Empresariales apuestan por la especialización y la colaboración en la industria

Referencias:

A.L. Paul et al, 2022, Plants grown in Apollo lunar regolith present stress-associated transcriptomes that inform prospects for lunar exploration. Communications Biology, DOI: 10.1038/s42003-022-03334-8

R. Molar Candanosa, 2017, Growing Green on the Red Planet, American Chemical Society, ChemMatters

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *