Los moáis son 887 esculturas gigantes repartidas por toda la isla, la mayoría en la costa y colocados casi siempre de espaldas al Pacífico. Por término medio miden unos cinco metros de altura, si bien el más grande de los instalados llega a los diez y pesa noventa toneladas. Se tallaban en la cantera de piedra volcánica y eran transportados hasta su emplazamiento, a veces a 20 km de distancia. Algunos están enterrados varios metros, dejando visibles la cabeza y parte del torso. Se comenzaron a construir a partir del siglo XII y parece que continuaron esa tradición hasta después de la llegada de los europeos.

La isla había sido poblada en una fecha no definida, entre los siglos IV y XII de nuestra era, por navegantes de la Polinesia que llegaron allí en canoas abiertas de doble casco donde llevaban, entre otras cosas, batatas, plátanos y caña de azúcar, gallinas y… ratas. Diversos estudios han demostrado que durante miles de años la vegetación fue exuberante, formada sobre todo por bosques de palmeras, pero acabó en deforestación. Alguna estimación señala que la población total pudo haber llegado a sobrepasar los 17000 indígenas en el año 1500. Si bien existen diferentes criterios, y sabiendo que hubo también otros factores, que incluyen la superpoblación, las luchas de clanes —incluido el canibalismo— y la acción de las ratas, parece que aquella civilización comenzó a colapsar por el agotamiento de recursos naturales y estuvo a punto de extinguirse. En 1877, cuando los esclavistas y las enfermedades habían ayudado a diezmar la población, solamente había 111 indígenas. Desde su anexión a Chile y a pesar de las vicisitudes que sufrieron recluidos en guetos, con opresión, maltrato, pobreza y explotación de recursos hasta mediados del siglo XX, la población se recuperó lentamente, pero gran parte de su herencia cultural se perdió para siempre.

Mirá También: 

Hoy es el lugar habitado más aislado del planeta. La isla de Pascua es un vértice del triángulo polinésico, cuyos otros dos son Nueva Zelanda y Hawái. Con 164 kilómetros cuadrados de superficie está a más de 3500 km de la costa chilena. El último censo (2017) registró 7750 habitantes, de los cuales el 45 % son rapanui. Sus vecinos más próximos son los 926 habitantes del archipiélago Juan Fernández, unos 1850 km al este.

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *