El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, asume su cuarto mandato consecutivo junto con su esposa Rosario Murillo como vicepresidenta, en medio de sanciones y presiones de Estados Unidos y la Unión Europea (UE) pero con el apoyo de China y Rusia.

Ortega, de 76 años, prestará juramento ante el Parlamento, de mayoría oficialista, en una ceremonia en la plaza de la Revolución.

El mandatario logró 75,92 por ciento de los votos en unas cuestionadas elecciones celebradas el pasado 7 de noviembre.

La investidura del excombatiente sandinista tendrá como telón de fondo las sanciones aplicadas por Estados Unidos y la UE a familiares, allegados, funcionarios y algunas entidades como la Policía y la Fiscalía, por corrupción y violación a los derechos humanos.

Washington y Bruselas consideran además que no fueron “democráticas” las elecciones del 7 noviembre, en las que Ortega resultó reelegido en unos comicios celebrados con los principales opositores presos o en el exilio.

Ortega calificó estas declaraciones como “agresiones” contra su país y acusó a Estados Unidos y a la UE de “injerencia” e “irrespeto a la soberanía”, y en noviembre pasado pidió iniciar un proceso para retirar al país de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Algunos países latinoamericanos como Chile y Costa Rica desconocieron la legitimidad de los comicios, mientras otros como Bolivia, Cuba y Venezuela saludaron la victoria de Ortega.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar La Voz para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Deja un comentario
Mirá También:  Crisis humanitaria: en 2022 necesitarán ayuda 274 millones de personas

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *