Recientemente he visitado tres grandes museos futbolísticos: los del Boca Junior y River Plate en Buenos Aires y The home of football en Madrid. Allí pude contemplar camisetas, balones, banderines, etc. pertenecientes a diversas épocas de la historia del fútbol. ¿Cómo han logrado estos objetos mantenerse en buenas condiciones hasta nuestros días?

Cuando los museos reciben prendas de otras épocas, lo primero que hacen sus técnicos es analizarlas individualmente, ya que, según su composición, antigüedad, estado de conservación o tipo de contaminante, recibirán un tratamiento u otro. Hay 4 tipos de tratamientos para identificar fibras textiles: solubilidad; colorimetría; combustión; microscopía (es el método preferido para identificar camisetas al no ser invasivo). 

Cuando los museos reciben prendas de otras épocas, lo primero que hacen sus técnicos es analizarlas individualmente. Foto: Istock

A continuación, se procede a la limpieza de las prendas, una tarea nada fácil ya que su antigüedad las hace muy susceptibles al deterioro. Entre los métodos utilizados para la eliminación de contaminantes destaca el uso de aspiradoras de baja succión que llevan acoplados cepillos de cerdas suaves o adaptadores de malla fina. Con ello se logra una aspiración ligera que no estresa las fibras textiles. 

Otros especialistas cepillan las prendas con pinceles suaves para eliminar la suciedad adherida. Este cepillado debe hacerse siempre en la dirección de la trama de la tela para no dañarla. También emplean técnicas de limpieza en seco (el uso de agua podría causar decoloración, encogimiento o daños de las fibras) usando disolventes suaves no abrasivos. Respecto a los materiales absorbentes empleados para eliminar manchas destaca la arcilla en polvo. 

Otra de las técnicas de conservación más importantes en los museos futbolísticos es el control ambiental. La temperatura óptima de conservación es de 20 ºC aproximadamente y la humedad relativa debe situarse entre el 40 % y el 60 %. La calidad del aire se controla mediante sistemas de ventilación y filtración adecuados que reducen la acumulación de polvo y otros agentes contaminantes. Para asegurarse de que estas condiciones se cumplen, estos locales realizan mediciones constantes de temperatura, humedad, luz y calidad del aire.

Otra de las técnicas de conservación más importantes en los museos futbolísticos es el control ambiental. Foto: Istock

Los museos también disponen de sistemas de control de plagas. Continuamente monitorean la posible presencia de insectos, roedores u otros organismos vivos que puedan dañar las prendas futbolísticas. Para evitar su presencia, no solo se hacen limpiezas exhaustivas de los museos usando agentes desinfectantes adecuados, sino que se instalan mallas en ventanas y puertas, se colocan trampas con moléculas muy adhesivas o se emplean feromonas. En caso de detectarse la presencia de plagas en alguna camiseta, esta rápidamente se aísla para evitar la propagación de la plaga a otras secciones del museo.

Los museos futbolísticos también disponen de sistemas adecuados de almacenamiento de camisetas y balones. Habitualmente emplean cajas fabricadas con materiales libres de ácidos, ya que estos degradan las fibras textiles. Los principales materiales empleados para almacenar antiguas reliquias futbolísticas son papel de seda o textiles no teñidos que evitan la transferencia de color desde el envoltorio a la camiseta. 

Además, los materiales de almacenamiento deben ser transpirables para que no se acumule humedad en su interior. Respecto a las dimensiones de las cajas de conservación, estas suelen ser de gran tamaño para poder introducir una camiseta sin doblarla excesivamente, con lo que se reduce la tensión de las fibras textiles.

 Por otra parte, el manejo de los objetos futbolísticos antiguos debe hacerse con guantes de algodón. Con ello se consigue que el sudor o la grasa que se acumula en las manos de los operarios no entre en contacto con camisetas y balones.

En realidad, no cualquier tipo de vitrina para almacenar una camiseta o balón de fútbol antiguo. Foto: Istock

¿Vale cualquier tipo de vitrina para almacenar una camiseta o balón de fútbol antiguo?

No. Por un lado, deben tener un sistema de cierre hermético que impida la entrada de polvo, humedad u otro agente contaminante. Además, estas vitrinas deben estar equipadas con sistemas de control de temperatura y humedad que, en caso de detectarse una desviación de los parámetros ambientales óptimos, deben avisar a los responsables del museo. Finalmente, estas vitrinas deben ofrecer una iluminación adecuada basada en luz LED de baja intensidad (nunca luz ultravioleta) que permita resaltar los detalles de las camisetas o balones sin dañar estas prendas. 

Estimados lectores de Muy Interesante, uno de los objetivos de la ciencia es ayudarnos a conservar el pasado. Con ello no solo entenderemos el presente, sino que también mejoraremos el futuro.

Deja un comentario
Mirá También:  ¿Puede existir la vida basada en el silicio?

You May Also Like