Eso sí, en la NASA, tanto los astronautas de la ISS como los miembros del equipo en tierra dijeron que «no han oído nada oficialmente» sobre los planes y que «todos están trabajando juntos» en la estación en este momento, realizando investigaciones y manteniendo el laboratorio en órbita. La decisión les ha tomado por sorpresa.

«Es un desarrollo desafortunado dado el trabajo científico crítico realizado en la ISS, la valiosa colaboración profesional que nuestras agencias espaciales han tenido a lo largo de los años, y especialmente a la luz de nuestro acuerdo renovado sobre cooperación en vuelos espaciales», dijo el portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Ned Price.

La propia NASA planea retirar la ISS, un símbolo de la unidad posterior a la Guerra Fría, después de 2030 a medida que comience a trabajar con estaciones espaciales comerciales, pero este fin de la colaboración en Rusia ha sido un imprevisto. Pese a ello, no se trata del primer desencuentro de Rusia con los proyectos espaciales internacionales. En plena pandemia, a mediados de 2020, Rusia también anunció que renunciaba a participar en el programa lunar Artemis cuyo objetivo es volver a llevar a los humanos a la Luna en 2024.

Cómo afectará esta decisión al futuro de la ISS después de 2024 es complejo de responder. Los rusos tienen planes para desarrollar su propia Estación de Servicio Orbital Rusa (ROSS) como hemos visto, pero lo que sucederá con los módulos rusos acoplados a la ISS aún es incierto.

Deja un comentario
Mirá También:  Fallece Manuel Felguérez, maestro mexicano del arte abstracto

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *