El segundo ‘raptor’ que aparece en los trailers es más espectacular. Aunque ocupa menos tiempo en pantalla, llama mucho más la atención por estar completamente emplumado. De nuevo nos encontramos con un animal de gran tamaño, que nos invita a pensar en esos grandes raptores, sin embargo, en realidad era una especie aún más pequeña que Velociraptor.

Pyroraptor olympius era un dromeosáurido cercanamente emparentado con Microraptor, de extremidades largas y ágiles y, como todos los miembros de la familia, completamente emplumado. Exhibía una larga garra en el segundo dedo de las patas traseras, que podía llegar a medir casi 7 centímetros. Su longitud total rondaba 1,6 metros. Vivió hace entre 69 y 75 millones de años, en lo que hoy es el sur de Francia. Su nombre significa literalmente “ladrón del fuego del Olimpo”, porque fue descubierto después de un incendio forestal en la zona del monte Olympe, cerca de Marsella.

Aunque en la película continúan tomándose licencias cinematográficas —como el tamaño descomunal, o su gran capacidad de natación, que desconocemos—, en esta ocasión han optado por un plumaje completo y bastante fiel a la realidad: unas alas con plumas rémiges que cubren hasta el segundo dedo, y un abanico de plumas réctrices en la cola. Incluso le han colocado un curioso penacho de plumas en la parte posterior de la cabeza, similares a las que encontramos en el cardenal. Pero si algo nos demuestran estas imágenes es que, a pesar de lo que muchas críticas afirmaban, con la tecnología actual las plumas funcionan perfectamente en los dinosaurios del cine y, ni los hace parecer artificiales, ni dejan de ser aterradores.

Mirá También:  El ministerio de Seguridad registró un importante descenso de pasajeros en el transporte público

REFERENCIAS:

Allain, R. et al. 2000. A new genus of Dromaeosauridae (Dinosauria, Theropoda) from the Upper Cretaceous of France. Journal of Vertebrate Paleontology, 20(2), 404-407. DOI: 10.1671/0272-4634(2000)020[0404:ANGODD]2.0.CO;2

Currie, P. J. et al. 2004. A new Dromaeosaurid from the Horseshoe Canyon Formation (Upper Cretaceous) of Alberta, Canada. En P. J. Currie et al. (Eds.), Feathered Dragons (pp. 112-132). Indiana University Press.

 

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *