¿Cómo era un uro?

Un toro un poco más pequeño que un elefante. Así lo describió Julio César en su obra “La guerra de las Galias”. La especie Bos primigenius primigenius, conocida como uro, vivió en Europa hasta el siglo XVII. Solían tener pelajes de color oscuro y cuernos de casi 80 centímetros. Pesaban 1,5 toneladas y su cruz alcanzaba una altura de 1,80 metros.

Desconocemos si esta especie, viviendo de manera silvestre, tendría la agilidad y ferocidad de los actuales toros bravos, o se comportaría de una manera más dócil, como nuestros bueyes domesticados. La diferencia no es baladí, ya que los bueyes actuales rondan el mismo peso que los uros (algunos incluso llegan a las 2 toneladas), mientras que los toros de lidia están alrededor de los 500 kilos. Si el uro tenía el tamaño del primero y el mal genio del segundo, debía ser un cuadrúpedo al que tener mucho respeto.

Con todo, la domesticación del ganado taurino tuvo comienzo en el Próximo Oriente hace unos 10 000 años. Se piensa que el ganado euroasiático domesticado que tenemos en la actualidad tiene en común al uro salvaje.

¿Por qué desextinguirlo?

Se han argumentado dos motivos: porque eran buenos aliados para acabar con la maleza de los montes, debido a los kilos de alimentación que ingerían; y, como no, para recuperar lo que consideraban un símbolo del poder ario.

Los hermanos Heck intentaron recuperar también una especie de caballo extinta. Este proyecto de reproducción de animales pretendía recrear la vida silvestre primordial de Alemania.

 “Funcionó como parte de discursos y prácticas de conservación de la naturaleza que enfatizaban el carácter germánico ideal del paisaje europeo y requerían limpieza étnica como una forma de restauración ecológica. […] la reproducción de la vida silvestre primordial fue parte de una legitimación de la expansión violenta en el este”.

Cosas de nazis, vaya.

Mirá También:  Al menos 52 víctimas de femicidio en los últimos dos años tenían medidas de protección

 

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *