Para entenderlo Linde propone considerar la siguiente analogía: imaginemos un balón de fútbol, con los hexágonos y pentágonos pintados de un color determinado. El proceso de inflación afecta al conjunto de todo el universo, pero de forma diferente en distintas regiones (los hexágonos y pentágonos del balón). Cada una de esas regiones crece en tamaño, como indica la inflación, de forma exponencial y sin conexión causal con ningún otro polígono: todos los que vivan en un pentágono marrón creerán que el universo es marrón, y los que lo hagan en el hexágono amarillo creerán que es de ese color. Trasladado a la cosmología, cada polígono/universo está dentro del balón/multiverso y su color son las leyes físicas que gobiernan ese polígono/universo en particular: en algunos serán muy simples y no habrán formado estrellas o galaxias, en otros pueden no permitir la aparición de la vida mientras que en otros tantos, como el nuestro, pueden ser verdaderamente prolíficos: todo depende del tipo de leyes que hayan aparecido. De este modo Linde y su colega el también físico teórico ruso Alexander Vilenkin, dan respuesta a otro de los grandes interrogantes de la cosmología: ¿por qué los valores de las constantes físicas universales son tal que permiten la aparición de la vida? Según la inflación caótica la respuesta es simple: entre toda la panoplia de universos nacidos de la inflación eterna es al que le han tocado los valores que permiten la existencia de vida.

Así es la parte de la cosmología que estudia lo que sucedió en los primeros balbuceos del universo: un puro ejercicio teórico, una búsqueda con papel y boli. Jamás podremos obtener ninguna prueba directa de lo que sucedió; es una época que siempre nos estará vedada. Resulta ciertamente chocante: el mayor derroche de energía conocido está envuelto por un velo de total oscuridad.

Mirá También:  Clipper explorará los secretos de la luna Europa en 2024

Referencia:

Guth, A. (1997). The Inflationary Universe: The Quest for a New Theory of Cosmic Origins. Perseus Books
Linde, A. (2004) «Inflation, Quantum Cosmology and the Anthropic Principle» en John Barrow, Paul C W Davies, and C L Harper, eds., Science and Ultimate Reality: From Quantum to Cosmos, Cambridge University Press

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *