Siete jueces de la Cámara de Casación llamaron a una reunión hoy para intentar apartar al juez denunciado por violencia de género.

El presidente de la Cámara de Casación, Juan Gemignani, quedó a un paso de ser desplazado de la presidencia de ese tribunal, el de jerarquía más alta en materia penal. Siete de sus colegas convocaron a una reunión urgente para analizar su “continuidad” en el cargo a raíz de una sucesión de escándalos, marcados por situaciones de violencia, que el juez protagonizó. La decisión fue tomada por los camaristas después de que Gemignani presentara una declaración por escrito ante el Consejo de la Magistratura, donde la Comisión de Disciplina lo había citado para que diera explicaciones por haber ordenado detener a una secretaria por desobedecer una orden. Uno de sus argumentos fue que actuó “bajo error”.

La resolución que convoca al plenario para hoy está firmada por Angela Ledesma, Ana María Figueroa, Alejandro Slokar, Marino Borinsky, Javier Carbajo, Gustavo Hornos y Guillermo Yacobucci. Si ellos mismos levantan la mano al momento de votar, son mayoría suficiente para echar a Gemignani de la presidencia del cuerpo, integrado por trece jueces. “El 24 de mayo a las 9 nos reuniremos en acuerdo general a los efectos de tratar la continuidad en el cargo del presidente del cuerpo y su consecuencia”, dice  el texto. En una reunión a la que se autoconvocaron el miércoles, hubo quienes llegaron a plantear que la situación de Gemignani es insostenible porque sus argumentos ante el Consejo mostraron desconocimiento del Derecho y las circunstancias para ordenar un arresto. El juez dijo que “actuó bajo error que elimina interpretar intencionalidad antijurídica” en su conducta. Se aferró a que la Cámara Federal lo había sobreseído avalando esa explicación antes de que el juez Rodolfo Canicoba Corral lo citara a indagatoria.

Mirá También:  Testigo declaró que los enviaban a apagar incendios sin capacitación

¿Cuál fue el supuesto “error” de Gemignani? Ordenar la detención de María Amelia Expucci por negarse a inventariar, en plena feria judicial,  material tecnológico que había enviado el Ministerio de Planificación (cuando era conducido por Julio De Vido). Ella sostenía que no era una tarea para la feria, y que debía consultar a su jefe directo, Eduardo Riggi. Gemignani decía que el material era una dádiva con la que apuntaba a su colega Figueroa. Ordenó el arresto de la secretaria y la dejó incomunicada más de dos horas en una dependencia policial. La acusó de desobediencia y encubrimiento. “Lo hice convencido de encontrarme frente a un ilícito de extrema gravedad”, argumentó en su descargo.

En despachos de Comodoro Py, leen el posible desenlace como el estallido de una interna de Cambiemos en tribunales. Gemignani es de origen radical. En su lugar quedaría Carlos Mahiques, por ser vicepresidente, a quien el gobierno de Cambiemos hizo entrar a Casación por la ventana, con un traslado sin concurso. La paradoja es que en toda esta polémica siempre votó a favor de Gemignani. De hecho, la cumbre convocada es producto de una sucesión de episodios dentro de la Cámara que motivaron denuncias de  colectivos de mujeres, travestis, lesbianas, trans y bisexuales del Poder Judicial y los Ministerios Públicos. A fin de marzo, el juez echó a los gritos a su colega Liliana Catucci de una reunión: ella había cuestionado la designación de una secretaria. El le recriminó que ella había elegido a un policía sumariado para jefe de seguridad de los tribunales por sus contactos con la policía y los servicios de inteligencia. Catucci impulsó otra reunión por lo sucedido, pero Gemignani no se retractó. A raíz de esos hechos, los casadores votaron una moción para sacarlo de la presidencia o imponerle un apercibimiento: quedaron seis votos contra seis, y Mahiques desempató a favor de la opción más leve. Ahora el escenario es otro.

Mirá También:  Para quienes no tienen la tarjeta física alimentar LA ANSES ABONA LA TARJETA ALIMENTAR A BENEFICIARIOS DE LA AUH DE 0 A 6 AÑOS

Este año el juez Canicoba Corral procesó a los dos policías que detuvieron a Expucci y señaló que la orden de detención emitida por el juez fue “ilegal”. La Cámara sobreseyó con posterioridad a los policías. Al citarlo como sospechoso, la Comisión de Disciplina del Consejo terminó incorporó los argumentos con perspectiva de género que llevó la UEJN. El gremio decía que Gemignani había abusado de su poder sobre una funcionaria mujer, en el marco de una relación de poder desigual en el ámbito público. El martes las mujeres que integran la comisión directiva de la UEJN presentaron ante Casación un pedido para que Gemignani sea desplazado de la presidencia. En una reunión de superintendencia Mahiques, Catucci y Diego Barroetaveña decidieron no darle trámite. Sus compañeros ayer les doblaron la apuesta.

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *