El cambio climático es una losa de realidad que cada vez le pesa más a nuestro planeta y, por extensión, a nosotros. Está causando sequías cada vez más frecuentes e intensas, tormentas, olas de calor, aumento del nivel del mar y derretimiento de los glaciares.

 

¿Cómo detener esta ola de destrucción?

Un equipo de investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT ), propone utilizar “burbujas espaciales (‘Space Bubbles’) para proteger a la Tierra de los rayos del sol. ¿En qué consiste exactamente? La idea de geoingeniería presentaría burbujas inflables, organizadas en forma circular del tamaño de un país tan grande como Brasil, que se ubicarían entre la Tierra y el Sol, bloqueando la radiación para que no llegue a nuestro planeta.

«Creemos que inflar esferas de película delgada directamente en el espacio a partir de un material fundido homogéneo, como el silicio (silicio fundido), puede proporcionar la variación de espesor que refracta un espectro de onda más amplio y nos permite evitar la necesidad de lanzar grandes elementos de película estructural», explican los autores.

Las esferas estarían hechas de silicio y otro material, transportadas al espacio en forma fundida o líquidos iónicos reforzados con grafeno.

 

¿Una especie de parasol para todo el planeta?

Así es. Para evitar una mayor catástrofe del cambio climático, este escudo implicaría una serie de burbujas espaciales gigantes que actuarían como una barrera entre la Tierra y el Sol. Sería una medida de emergencia de lo que llaman «geoingeniería solar», un campo de investigación muy teórico y poco estudiado «que tiene como objetivo reflejar una fracción de la luz solar que llega a la Tierra».

Mirá También:  Pasut: 30 retratos de cuerpos disidentes que reflexionan por la identidad y el género

A diferencia de otras propuestas similares de generar un escudo solar para la Tierra, esta iniciativa, como estaría colocada en el espacio, concretamente se enviarían al punto de Lagrange L1 (el telescopio espacial James Webb se encuentra en el punto Lagrange L2, a 1,5 millones de kilómetros de distancia), no debería suponer riesgo alguno de interferir con la biosfera de la Tierra.

Los investigadores explicaron que este tipo de enfoque de ingeniería solar no contribuiría al mar de desechos espaciales que flotan arriba y es completamente reversible debido a la física detrás de las burbujas, que dicen que podría interrumpirse intencionalmente simplemente rompiendo el equilibrio de su superficie.

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *