«No me mates, por favor no me mates». Esas fueron las últimas palabras de Junior Gamarra a su asesino, mientras lo acorralaba con un arma de fuego en el barrio de Villa Alba, en este de La Plata. Por lo que se sabe, tanto el agresor como sus cómplices fueron tres adolescentes, quienes fueron detenidos y ahora podrían quedar oficialmente detenidos.

El ruego de la víctima no tuvo respuesta y fue ejecutado de cuatro tiros. El hecho ocurrió este miércoles en 122 entre 614 y 615 y en el barrio los estruendos de disparos resonaron en varias cuadras. Gamarra fue herido en el tórax y en la cabeza. Después, su asesino escapó con otros dos jóvenes a bordo de dos motos.

Lo dejaron malherido, algunos testigos aseguran que la ambulancia «nunca llegó» y que Junior tardó «30 minutos en morir» desangrado después del ataque. La Policía llegó poco después y en minutos detuvo a dos de los presuntos implicados, de 15 y 17 años. Del terrible crimen quedó el registro de una cámara de seguridad y el testimonio de algunos vecinos de la zona.

Según contaron al diario El Día, se habría gestado una «venganza» a raíz de la venta de una moto que los cuatro protagonistas de la historia habrían obtenido de forma ilegal. «Salió hace tres meses de la cárcel y se puso a robar con estos pibes, que son una banda medio pesada. Se regaló, vino a arreglar las cosas solo pero lo reconocieron y lo mataron», aseguró un vecino.

Todo comenzó en 122 y 609, cuando Gamarra se bajó de un micro y caminó hacia 611. Eran las 15; y uno de los adolescentes que después lo atacaría de muerte lo vio, avisó al resto y comenzó una cacería. «Dos iban en moto y otro corriendo; uno vino por 609, otro por 610 y el otro por 611», contó un frentista que presenció toda la secuencia. Lo llevaron a golpes por algunas cuadras; la víctima intentó escapar pero nunca tuvo verdaderas posibilidades.

Mirá También:  Guatemala: el Congreso aprueba una ley que prohíbe el matrimonio homosexual y eleva las penas por aborto

Le pegaron una patada en las costillas que lo hizo caer. «Cuando sacaron el fierro y un cuchillo, me fui corriendo. Después se escuchó ‘pla,pla, pla, pla’… cuatro le dieron, tres en la cabeza y uno en el pecho«, sumó el testigo. Le robaron una mochila y la gorra con visera, pero después descartaron todo a los pocos metros. Con un operativo cerrojo, la Policía atrapó a los adolescentes en 126 entre 612 y 613.

También secuestraron dos motos que tenían pedido de secuestro activo. Al tercero, de 14, lo atraparon tras una breve persecución. En la causa interviene la UFI Nº 17, a cargo de la fiscal María Eugenia Di Lorenzo. «Yo los vi. Estaban quemados, pasados, actuaron
con mucha violencia», aseguró el vecino. 

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *