El monto promedio de las estafas con alquileres ronda los cien mil pesos. Aconsejan desconfiar de los bajos precios y no realizar el pago adelantado.

Las cuatro amigas no lo dudaron: en la pantalla, las fotos con el mar de fondo eran cautivantes y el departamento de tres ambientes que se rentaba en Pinamar les pareció ideal. Depositaron 300 mil pesos por el alquiler de enero, aprovechando la rebaja que les hacían por la segunda quincena, habitualmente más onerosa. Al llegar, tomaron un taxi. El conductor se sorprendió por la dirección que le pasaron las chicas y les preguntó para corroborar. Finalmente, les confesó: «Si quieren vamos, pero ahí está el Cementerio Parque». Las jóvenes, todas de Núñez, se dieron cuenta de que las habían estafado.

Desde el primero de diciembre ya se cometieron más de mil estafas con alquileres falsos en la Costa Atlántica. Pero la modalidad también se extiende a otro puntos turísticos como Villa Carlos Paz, Gualeguaychú, Bariloche y Villa La Angostura. Y también a zonas de quintas en el Conurbano, como Moreno o González Catán. El dato surgió de la nueva Encuesta Mensual de Inseguridad (E.M.I.), desarrollada por la organización no gubernamental Defendamos Buenos Aires con la asistencia del Estudio Miglino y Abogados. El monto promedio de cada estafa ronda los cien mil pesos.

Para una familia de Laferrere, la situación fue a la inversa. Compraron estadías en las termas de Federación, Entre Ríos. La oferta era en un departamento amueblado, con todos los servicios, y seis entradas a las termas incluidas, para cada uno de los integrantes del grupo familiar. «Llegaron a Federación con 36 grados para darse cuenta de que el departamento existía, pero no así la oferta. El dueño no los había contactado. Habían dado con un estafador que -a fuerza de fotos y mensajes de WhatsApp- les había robado 120 mil pesos«, dijo el abogado Javier Miglino.

Mirá También:  Electricidad: se publicaron los nuevos cuadros tarifarios

«En general el gancho llega por el lado del precio. ¿Es posible que una propiedad tenga un valor tan por debajo del promedio? ¿Cómo no tentarse con quince días en una cabaña de ensueño en Bariloche o Villa La Angostura por 200 mil pesos, pagando solo la mitad de reserva y el total al momento de la llegada? Sin embargo, la ansiedad por alquilar y por tomarse una vacaciones puede más y antes de depositar el 50% en concepto de reserva, en general se recurre a familiares y amigos en busca de consejo. Ante un auditorio proclive a confiar en Facebook e Instagram, la operación se cierra. El incauto veraneante deposita la mitad de la estadía en una cuenta de un banco de primera línea, confiando en la seriedad del asunto y la pesadilla no ha hecho otra cosa que comenzar«, explicó el letrado.

«En todos los casos los delincuentes crean un perfil en Facebook o Instagram, suben fotos, ofrecen una descripción sólida de la casa o departamento a alquilar. Contestan preguntas de todo tipo para dar imagen de seriedad y por fin se concreta la estafa. Comienzan a recibir depósitos del 50 por ciento de la estadía (en promedio unos 100 mil pesos), por una propiedad que nunca existió. En general, la cuenta donde va a parar el dinero lo redeposita en otra cuenta en forma automática y para cuando llega la investigación judicial, todo es engorroso y del dinero no quedó ni rastro«, añadió Miglino.

Prevención

Como protección, el titular de Defendamos Buenos Aires aconseja desconfiar de los bajos precios o de beneficios extra a cambio de un adelanto en el pago. Y, en la medida de posible, ir a la casa del dueño de la propiedad en alquiler. Y agregó: «No confíen en depositar en cuentas bancarias, cajas de ahorro, tarjetas prepagas o en aplicaciones, porque muchos bancos o financieras tienen una apertura veloz de cuentas, tomando muy pocos recaudos y la gente deposita con la mayor confianza porque es un banco importante y luego esas cuentas se consideran desiertas porque una vez retirados los valores, los titulares desaparecen«.

Mirá También:  Acto por el armado de un gran frente patriótico “Unidad para vencer a Macri”

Por último, citó la trampa judicial: «Los damnificados suelen hacer la denuncia en el destino turístico, pero en verdad se debe realizar en el lugar del desapoderamiento. Eso hace que el tiempo juegue a favor de los estafadores«.

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *