El científico Peter Higgs, junto a otros investigadores, planteó en los años 60 un mecanismo asociado al «modelo estándar». Predijeron la existencia del bosón de Higgs en 1964, como un sello distintivo del proceso que da masa a las partículas elementales. Tardaron 50 años en encontrar esta partícula que resultaba fundamental para que todo el modelo estándar de la física tuviera sentido.

 

Feliz aniversario

Para encontrar la partícula tuvimos que esperar al Gran Colisionador de Hadrones del CERN, o LHC, que fue fundado el 29 de septiembre de 1954 y es el punto focal de una comunidad de 10 000 científicos de todo el mundo. En 2010, el LHC comenzó a unir protones a energías extremadamente altas, mientras que dos grandes experimentos, ATLAS y CMS, usaron detectores masivos para mirar a través de los escombros. El descubrimiento de la famosa partícula completó la piedra angular faltante del modelo estándar de física de partículas.

Su descubrimiento, en julio de 2012, copó los medios de comunicación de todo el mundo. Además, otorgó un Premio Nobel para dos de los científicos que desarrollaron la teoría detrás del bosón de Higgs, François Englert y Peter Higgs, que dan nombre a la partícula. En 2012, Higgs y su colaborador Francois Englert ganaron el Premio Nobel por el «descubrimiento teórico de un mecanismo que contribuye a nuestra comprensión del origen de la masa de las partículas subatómicas». Su existencia sustenta la existencia de toda la materia en el universo.

En el acelerador de partículas más grande del mundo, donde los protones se aplastan a una velocidad cercana a la de la luz en un vasto túnel de 27 kilómetros, los científicos sabían que habían encontrado evidencia de su decadencia en 2012.

Mirá También:  Roberto Salvarezza: "La ciencia vuelve a ser una herramienta para que el país pueda desarrollarse"
Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *