A partir de este lunes, comenzaron a correr los nuevos cuadros tarifarios para los servicios de distribución de energía eléctrica y gas natural. Esto quiere decir que, tras vencer la medianoche del domingo, quienes no se inscribieron en la segmentación de tarifas sufrirán los aumentos anunciados a partir de este mes.

Los incrementos serán aplicados a los usuarios del nivel 1 -de mayores ingresos-, y a aquellos que no hayan completado el formulario de inscripción al Registro de Accesos a los Subsidios a la Energía (RASE), en tanto los niveles 2 (menores ingresos) y 3 (ingresos medios) no tendrán ninguna modificación respecto de la tarifa que estaban abonando.

Vale destacar que este 1° de agosto se confirmó la resolución del Gobierno de extender el plazo para anotarse en el RASE para poder acceder a los subsidios para pagar las tarifas de luz y gas. Esta decisión se debe a que casi el 40% de los hogares argentinos no se inscribió al registro (solo se registraron 8,5 millones de usuarios) y a partir de este 1° de agosto se estira la fecha de cese. En principio, la nueva fecha de cierre es el 15 de agosto.

CUÁNTO PAGARÁN QUIENES NO TENGAN EL SUBSIDIO

Los usuarios del nivel 1 comenzarán a pagar la tarifa plena (sin subsidios) de manera gradual en un proceso que culminará a fin de año y que se reflejará en un incremento promedio de $1.200 mensuales a partir de septiembre hasta completar unos $3.500 desde enero de 2023. Esta franja de usuarios deberá reunir al menos una de estas condiciones: ingresos mensuales netos superiores a 3,5 Canastas Básicas Totales (actualmente $ 364.758,80), ser titular de 3 o más automóviles con antigüedad menor a 5 años, de 3 o más inmuebles, de una o más aeronaves o embarcaciones de lujo o de activos societarios que exterioricen capacidad económica plena.

Mirá También:  Hallan a un hombre muerto en el patio de su casa y sospechan de su esposa

Los usuarios de menores ingresos, adheridos a la tarifa social, ya tuvieron en el primer semestre un incremento total del 21,6%, equivalente al 40% de la evolución del Coeficiente de Variación Salarial (CVS) del año pasado.

Si entre los integrantes del hogar hay al menos uno que posea certificado de discapacidad expedido por autoridad competente, los ingresos totales para ser incluido en el nivel 2 se elevará al equivalente a 1,5 Canastas Básicas Totales ($156.325,20).

Por otra parte, a los usuarios de ingresos medios se les aplicó un aumento total de 42,7% (80% del CVS de 2021). En este caso, para ser incluidos en el nivel 3 no tendrán que reunir las características de los otros dos niveles, salvo que se trate de usuarios el nivel 2 pero sean propietarios de 2 o más inmuebles o de un vehículo de hasta 3 años de antigüedad, excepto los hogares donde exista al menos un conviviente con Certificado Único de Discapacidad (CUD).

Los niveles 2 y 3 seguirán teniendo, en distintas proporciones, tarifas con subsidios, entendidos por la Secretaría de Energía como «una herramienta del Estado para el cumplimiento del principio de igualdad y no discriminación», según los considerandos del decreto 332/2022. En esa norma se establecieron los criterios de segmentación que «permitirán identificar en forma más adecuada a distintos grupos de consumidores y consumidoras, en un marco de mayor equidad distributiva y justicia social».

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *