El sábado 6 de agosto, a las 22 y en el XL Abasto, se realizará la primera edición cordobesa de la Fiesta Rose, que propone “una noche segura y divertida enfocada exclusivamente en mujeres”.

“Esta decisión surgió para suplir la necesidad de tener una noche segura y sin momentos incómodos para las mujeres”, dice la fundamentación oficial del encuentro, que en lo musical garantiza dosis calientes de música urbana, reggaetón, perro y cultura pop.

“La fiesta tuvo tanto alcance, que hoy es referente de diversión para grupos de amigas que quieren vivir la experiencia Rose, donde la energía femenina se siente y vibra cada vez más alto”, añade el respaldo.

La Fiesta Rose se creó en formato bar durante la pandemia, se expandió a fiesta con el ablandamiento de las restricciones y ahora, ante una demanda incesante, sus creadoras pensaron en la opción itinerante a escala nacional.

Es por eso que llega a nuestra ciudad en el marco de una gira que también prevé fechas en Mendoza, Rosario, La Plata y Buenos Aires. Por ahora, la única escala internacional será la de Montevideo.

“Todo nació en un bar de Palermo, en el que nos encerrábamos cuando los permitidos de la pandemia eran pocos”, recuerda la productora Gia Fazio, a pedido de VOS.

“Pero al toque se fue habilitando todo, lo que hizo que la convocatoria crezca mucho muy de golpe y que se afiance el público. Evidentemente, la gente tenía muchas ganas de salir y de bailar. Así fue que se pasó al formato fiesta. Después fuimos creciendo más y más hasta consagrarnos como la fiesta más grande de mujeres en toda Latinoamérica”, añade.

Mirá También:  Una politíca de ciencia ficción

Ante la consulta elemental de por qué sólo mujeres, Fazio dice que la Fiesta Rose respondió a una necesidad de celebración exclusiva de gays y de lesbianas, pero que con el tiempo se ancló en un solo género. “Al principio venían chicos pero los fuimos desplazando, los fuimos desplazando, hasta restringirlos a cero”, refuerza.

“Las chicas no se sentían cómodas y ya restringimos a cero el cupo masculino. Las chicas vienen tranquilas, conscientes de que no vivirán ningún tipo de situación de tensión con el género masculino. La idea es estar en otro mood, ¿viste? Bailar entre amigas. O disfrutar de los shows que solemos dar. Es otra energía que se mueve”, explica.

-Hubo un momento en que aclaraban que todo bien con la asistencia de varones gay…

-Antes, sí; ahora, no. La idea es que todo sea pura energía femenina. Dentro del staff sólo hay chicas: camareras, bartenders, técnicas, sonidistas… Lo que más se pueda de mujeres, mejor. Para darlas a conocer, además.

-¿Cómo se fue prefigurando la cuestión artística? ¿Cómo se dio la coexistencia de pop clásico con reggaetón para twerkear?

-El perfil artístico se fue desarrollando a prueba y error. Y así fue hasta que concluimos que lo mejor para ofrecer es una noche divertida y ecléctica. Hicimos un Konex hace unos meses y tuvimos dos shows en vivo, bailarinas. dee jays… Intentamos mostrarnos lo más dinámicas posibles y plantear novedades en cuanto disfrute. Buscamos que la Fiesta Rose no sea sólo una noche en la que salís para bailar cachengue o pop. Que sea una experiencia.

Mirá También:  Cuarentena financiera: Postergan plazos para pagar tarjetas y préstamos
Quimey Toro, la dee jay residente de Fiesta Rose. (Gentileza Wisky Fotografía)
Quimey Toro, la dee jay residente de Fiesta Rose. (Gentileza Wisky Fotografía)

En este punto, además, Fazio exalta la figura de la dee jay Quimey Toro como figura distintiva.

Quimey se formó en Arjaus, una escuela dedicada a la música electrónica en la que se perfiló como una cultora del techno y del house. Pero varias circunstancias y una vibración general la llevaron a remixar canciones de reguetón y trap. Así, se convirtió en una toda terreno ideal para el dancefloor de Fiesta Rose.

Posteriormente Gia Fazio aclara que la suya no es una fiesta para lesbianas: “Está abierta a cualquier mujer, de cualquier sexualidad. En mi caso tengo 33 años y un grupo de amigas con parejas en el que ninguna es lesbiana. Y ellas vienen a todas las fiestas, se sienten interpeladas.

-Puede pensarse a la fiesta como una toma de posición contra la supremacía machista, más allá de que no la promocionen así.

-Es así, pero se fue dando de manera muy natural, fue creciendo y llamando cada vez más la atención. Y hoy está posicionada como la fiesta más grande de Latinoamérica. Cada tanto viene un hombre y se planta “¿Pero por qué no puedo entrar?” O una chica dice “¿Por qué no puede venir mi novio?” Y simplemente les contesto que esta es una experiencia diferente. “Hay un montón de lugares para que vayas con tu novio”.

Fiesta Rose, para ir

La primera edición de la Fiesta Rose en Córdoba se realizará este sábado 6 de agosto en el XL Abasto (bulevar Las Heras 124). Entradas disponibles aquí.

Más información

Bresh: la fiesta que creció en pandemia

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *