Rubén Daniele, el histórico dirigente del sindicato de los municipales capitalinos (Suoem), “está volviendo a ser “el Gringo”, según describió otro gremialista que también supera los cuatro décadas en la tarea.

En los últimos años, Daniele atravesó distintos sinsabores, entre los que se mezclaron desgracias personales y una puñalada en su autoestima como líder gremial: en 2017 se vio obligado a no presentarse en las elecciones del Suoem, en medio de una causa judicial por una resolución del entonces intendente Ramón Mestre, que lo había jubilado por decreto.

Ahora, un fallo del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) declaró nulo aquel decreto y Daniele volverá a ser empleado municipal.

Y por lo tanto, puede ser candidato en su sindicato.

Aunque la fecha de los comicios para renovar la conducción del Suoem no está oficializada, sería para fines de marzo, y no de abril, como estaba previsto.

En el ámbito gremial cordobés y hasta en el Poder Ejecutivo municipal que comanda el intendente Martín Llaryora, nadie tiene dudas de que “el Gringo” ganará los comicios.

La única duda es la diferencia que la lista Verde, que lidera el sindicalista, le sacará a las dos opositoras que se están armando para enfrentarlo. Seguramente, una será encabezada por el radical Aldo Cabello, y la otra (Fucsia) por la dirigente de izquierda Susana Rins.

De ser elegido nuevamente titular del Suoem, Daniele comenzará su 12° mandato (no consecutivo, por aquel decretazo de Mestre).

Dicen que la posibilidad de volver a la conducción del gremio le cambió el humor al gremialista. Aunque, en realidad, él nunca se fue.

Mirá También:  Bayer y Monsanto, condenadas por envenenar

Consulta

Daniele fue el hombre de consulta permanente de Beatriz Biolatto, la primera mujer titular del Suoem, quien nunca aceptó las sugerencias para “jubilar” al veterano dirigente del poder real del sindicato.

Es más. En los dos años de gestión de Llaryora, Daniele (junto a Biolatto) fue quien negoció las paritarias con dos funcionarios llaryoristas calificados de “duros” en esa tarea: el secretario de Economía, Guillermo Acosta, y la secretaría General, Verónica Bruera.

Asamblea de empleados municipales, con Beatriz Biolatto y Rubén Daniele (Nicolás Bravo)
Asamblea de empleados municipales, con Beatriz Biolatto y Rubén Daniele (Nicolás Bravo)

El secretario de Gobierno, Miguel Siciliano también aportó su visión política en la relación con el Suoem.

Vale decir que, más allá de algunos sacudones como los de octubre de 2020, cuando hubo movilizaciones violentas por parte del gremio, Llaryora no padeció el “estado de asamblea permanente” que sufrieron sus antecesores en el Palacio 6 de Julio.

Y es que Llaryora tuvo en la pandemia a un aliado inestimable para, sin mayores consecuencias, rebajar los salarios de los municipales.

La lucha continúa

Ahora, con la buena noticia que le dio el máximo tribunal de justicia provincial, en las últimas dos semanas Daniele comenzó a moverse como candidato.

No obstante, Félix López Amaya, su experimentado abogado, frenó su impulso. El Poder Judicial entró en feria y el fallo del TSJ debe ser aplicado por una Cámara. Es decir que aún el sindicalista no tiene vía libre para postularse. Se trata de esperar un trámite burocrático.

Más allá de esto, Daniele retomó los contactos con las bases de los municipales y también con sus antiguos colegas de ruta en el sindicalismo cordobés.

El gremialista municipal volvió a los bares y a las prolongadas reuniones. “El Gringo” tiene una costumbre: cuando charla con alguien, el interlocutor no se levanta hasta que hayan pasado tres rondas de “cortados al revés”, como le gusta el café.

Mirá También:  Encuentro de comunicación y ruralidad. Medios comunitarios para la lucha en los territorios

En esas conversaciones con sus íntimos, Daniele habla de los estragos –personales y en su tarea gremial– que le produjo la pandemia.

El 20 de octubre del 2020, Daniele perdió a su padre, de 92 años, contagiado de Covid. Trece días después, falleció su mamá, de 95 años, por el mismo “maldito virus” como lo describe el dirigente.

Fue un golpe tremendo en lo personal pocos días después de que Daniele encabezara la movilización más importante en contra de la actual gestión, cuando Llaryora recortó una hora a los municipales. Es decir, bajó la masa salarial.

En aquellos días, Daniele le destinó a Llaryora la más dura de sus críticas, por haber podado los hasta ese momento intocables salarios municipales.

“Nuestros salarios estaban donde estaban y eso molesta, pica, los jode. ¿Y saben por qué los jode? Porque son unos gorilas. Estos no son peronistas, son gorilas liberales peor que (Germán) Kammerath”, dijo Daniele, el 4 de octubre de 2020, en su primera aparición en una asamblea, en la gestión llaryorista.

Mestre, su enemigo

Aunque en las charlas informales, Daniele no se olvida de Mestre.

El 10 de diciembre de 2019 fue con un coro y pancartas para despedirlo de manera irónica al entonces intendente, que brindó su último discurso en el teatro Real.

Ramón Mestre, cuando fue intendente de Córdoba. (La Voz)
Ramón Mestre, cuando fue intendente de Córdoba. (La Voz)

El sindicalista, que arrancó la conducción del Suoem cuando a la Capital la gobernaba Ramón Bautista Mestre, no duda en calificar al hijo del exgobernador como el “peor intendente de la historia”.

Además de la cuestión de la jubilación por decreto, Daniele tiene una causa pendiente por incitación a la violencia durante la gestión del radical, que irá a juicio oral a mediados mes próximo.

Mirá También:  Tibia respuesta de la gobernadora Vidal y el intendente Garro al corte de energía en La Plata

Pero aun si fuera condenado, el gremialista podrá presentarse como candidato porque el fallo no estará firme cuando se presenten las listas para las elecciones.

Candidato

Ahora, con tono de candidato y en las charlas de café, Daniele hace una interpretación de lo que desde afuera aparece como una postura flexible del Suoem ante la fuerte decisión de Llaryora de recortar los salarios “en blanco”.

“La pandemia nos ató las manos. Llaryora jamás podría haber hecho lo que hizo sin la pandemia. Nos quedamos sin las reparticiones para hacer escuchar nuestros reclamos. Lo que viene será distinto”, dice, casi como una promesa de campaña.

El gremialista asegura que la gestión de Llaryora “inundó” el municipio de servidores urbanos, becarios y monotributistas. Afirma que si vuelve a la jefatura del gremio su primera demanda será regularizar esa situación.

“Hay monotributistas que vienen de la época de ‘Mestrito’ y ahora este (por Llaryora) sumó muchos más”, enfatiza entre los suyos el sindicalista, con verbo de candidato. “El Gringo” amaga con volver recargado.

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *