Tres ingenieros argentinos fueron premiados en un concurso de innovación tecnológica en Dubái por desarrollar una nave espacial de 34 centímetros de altura.

Un equipo de jóvenes de distintas universidades del país fue premiado en un concurso de innovación tecnológica en Dubái por desarrollar una nave espacial de 34 centímetros de altura que pretende ser «el vehículo más pequeño y económico de la historia en aterrizar en la Luna», contaron a los responsables del proyecto.

Franco Ruffini, Tomás Boschetto y Facundo Gavino, tres ingenieros aeronáuticos egresados de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) se entusiasman cuando explican la misión Pulqui XXI que aspira a convertirse en un transporte espacial de «ultra bajo costo» utilizando el estándar de diseño CubeSat, que refiere a nanosatélites conformados por cubos de 10 centímetros.

«Nuestro vehículo es un CubeSat de tres unidades de estos cubitos, por lo que en total mide 10 x 10 x 34 centímetros de altura y sería el más pequeño en llegar a la superficie lunar», aseguró Ruffini de 23 años y flamante ingeniero aeronáutico.

El grupo conformado por nueve profesionales recibió el segundo puesto en el concurso #T-TeC que se realizó el 16 de diciembre en Dubái y fue organizado por las empresas Leonardo y Telespazio, líderes mundiales en alta tecnología aeroespacial.

«Recibir el premio fue una gran validación del trabajo que veníamos realizando hasta ahora y es un gran impulso para afrontar el futuro», aseguró Tomás Boschetto, quien viajó a Dubái junto con Ruffini en representación de todo el equipo.

Deja un comentario
Mirá También:  Aumentan el subte y los peajes de las autopistas porteñas

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *