El Club Universitario de Berisso compartió en sus redes un sorpresivo comunicado en el que detallan la situación judicial que explotó este 25 de mayo, día en el que la institución cumplió un nuevo aniversario: la continuidad en el predio donde está la cancha, en 126 y 60, está en serio riesgo.

«Un día como hoy pero de 1810 en el Cabildo de Buenos Aires se formó el primer gobierno Patrio. Un día como hoy también el Uni cumple años. Un día como hoy, que debería ser de festejos, recibimos como regalo el cachetazo más grande que jamás podríamos habernos imaginado», comenzaron relatando.

«En una disputa judicial por el terreno del cual el Club es dueño desde principios de la década del ‘70 (o sea, desde antes de su «reconocimiento administrativo» de hace 38 años), un juez decidió hacer lugar a la demanda que inició hace un tiempo una empresa del Estado que decía que era de ella», explicaron.

«Con todo el dolor, desde el Club manifestamos el más enérgico rechazo. Y, aun manteniendo el respeto, nos vemos obligados a seguir defendiendo lo que es nuestro. Lamentablemente el juez federal (Adolfo) Ziulu, cuya integridad moral y experiencia no ponemos en duda, parece haberse olvidado de algunas cuestiones tal vez encorsetado en una forma de pensar más propia de principios del siglo XX que atenta contra el más elemental sentido común pues aplicó solamente la ley (con interpretaciones que además son discutibles) y no el derecho, dejando de lado el sentido de justicia al apartarse de las disposiciones que surgen de los tratados sobre derechos humanos, los principios y los valores jurídicos»,  manifestaron.

Mirá También:  Los nuevos topes anuales del monotributo, categoría por categoría

El fallo les ordena restituir el predio deportivo a quienes lo reclaman. «El juez, para determinar si hacía más de 20 años que ocupábamos pública y pacíficamente el predio como dueños, limitó la cuestión a las fechas de constitución ‘formal’ del Club como persona jurídica y a la de la escritura de dominio de la empresa por el otro, sin tener en consideración que el club ya existía como asociación ‘de hecho’ al menos desde principios de 1970. O a la posibilidad de que continuara la posesión que el vecindario tenía sobre el lote. Ni lo uno ni lo otro», indicaron.

Según los directivos berissenses, «el club poseyó por sí mismo durante más de 20 años el terreno (desde fines de 1970, por lo menos, y hasta 1992) sin que nadie efectuara reclamo alguno. No existió una transmisión ‘literal’ del predio de los vecinos hacia el Club en una fecha determinada, sino que el Club se gestó naturalmente. Por eso afirmamos que hacia 1970 el Club ya funcionaba como tal. Se ha demostrado -una vez más- que la ‘justicia’ es sólo para los poderosos».

«El juez comprobó las tareas que viene desarrollando el club desde siempre y dijo que sería extremadamente grave la pérdida del inmueble tanto para los vecinos como para las instituciones linderas, por lo que representa un club de barrio, y que debe actuarse con prudencia para que el resultado del juicio no lo afecte tanto como para poner en peligro su continuidad, pero esa aparente sensibilidad quedó vacía ante la decisión de que tengamos que abandonar el lugar, poniendo en cabeza de otros la forma en que se pueda conseguir un espacio, cuando él mismo tenía en sus manos las herramientas jurídicas para dictar una sentencia justa para la comunidad», continuaron en un descargo por las redes.

Mirá También:  Edouard Philippe, primer ministro galo, aseguró que los franceses tendrán que "trabajar más"

Los abogados del club indicaron que la apelación ya está en marcha. «Esperamos, ESTA VEZ, que la Cámara falle a favor del Club, del barrio y de la gente, que encuentran acá en el barrio su lugar de PERTENENCIA», cerraron.

Por último, detallaron los puntos importantes del caso al mencionar a la empresa vinculada con la decisión: «COVIARA es una Empresa del Estado, creada por un gobierno de facto en 1966, a la que se le donaron terrenos en varios lugares de la provincia para que haga casas para el personal de la Armada. COVIARA no cumple con su objeto. La prueba en que el terreno que está en 129 y 60, de casi una manzana, se lo vendió a un particular. Nuestro predio les habría sido donado en 1970, también bajo un gobierno de facto. Jamás se interesaron. Jamás pasaron por el lugar sino hasta mediados de los ’90».

Y cerraron: «El terreno era un baldío que juntaba mugre y ratas y los vecinos del barrio se encargaron de limpiarlo desde principios de los ’60. Y desde fines de 1970 ya ocupábamos el predio como ‘un club de barrio’, como ‘un club de hecho’, organizando partidos informales de fútbol, reuniones vecinales en donde se compartían las problemáticas comunes al barrio universitario y conteniendo a chicos y chicas de la zona».

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *