Dietrich Mateschitz falleció este sábado a los 78 años de edad a causa de una enfermedad que habría estado transitando por meses. El empresario no sólo poseía la bebida energética RedBull sino que logró llevar la marca a diversos deportes.

“Le rogamos que comprenda que no estaremos disponibles para responder a sus preguntas hasta nuevo aviso. Le agradecemos que respete el deseo de la familia y los amigos más cercanos al señor Mateschitz de mantener su privacidad”, comunicaba la empresa a la prensa y sus trabajadores.

Dietrich Mateschitz
Dietrich Mateschitz

“En estos momentos, el sentimiento que predomina es el de la tristeza. Pero pronto la tristeza dejará paso a la gratitud, a la gratitud por lo que él cambió, movió, alentó e hizo posible para tantas personas”, escribió Red Bull a sus empleados.

El empresario austríaco fue el visionario detrás de la gran revolución de las bebidas energéticas y el mundo de los deportes extremos y desde la década de los 80´ encuentra en el toro rojo a su mayor representante. La revista Forbes lo posicionó dentro de la lista de personas más ricas del planeta, con una fortuna de más de 27.000 millones de dólares aproximadamente.

Murió el dueño de RedBull: su vida y su mayor empresa

Dietrich nació el 20 de mayo de 1944 en la región austríaca de Estiria en el seno de una familia de maestros. Se graduó en Economía y Administración de Empresas en la Universidad de Viena y trabajó durante años como gerente de mercadotecnia para empresas internacionales como Unilever y Blendax.

En un viaje de negocios a Tailandia en 1984 fue cuando el empresario descubrió la bebida energética Krating Daeng que significa toro rojo en tailandés. Bebida que luego se convirtió en lo que hoy es Red Bull.

Mirá También:  Temporal trágico: árbol aplastó a padre e hijo que dormían en su casa
Dietrich Mateschitz
Dietrich Mateschitz

”Jamás creí que lo que empezó como un gusto personal, sería una bomba mundial”, dijo alguna vez Mateschitz, quien consiguió asociarse con su creador para llevar este tipo de bebidas en el mundo occidental.

En 1987 introdujo la marca oficialmente en Austria, y desde entonces la ha convertido en la más comprada de las bebidas energéticas, con más de 7.000 millones de latas vendidas cada año, suficientes para proveer de cafeína al 80% del planeta.

La empresa fue controlada por el propio Meteschitz (49%) y la familia del empresario tailandés Chaleo Yoovidhya (51%) y registró en 2021 ventas por valor de 7.307 millones de euros, según datos del registro mercantil, ya que Red Bull no cotiza en bolsa.

RedBull: publicidad y deporte

Gran parte del éxito y de la visibilidad como marca del “toro rojo” reside en la enorme inversión que realiza en publicidad. Se estima que RedBull destina el 30% de sus ingresos en publicidad, la marca más reconocida de gaseosa cola destina el 3%.

La marca austriaca patrocina cientos de personalidades relacionadas con los deportes de invierno y alto riesgo en el mundo pero encontró a comienzos de los 2000 en la Fórmula 1 su gran expositor.

La cuenta oficial de Twitter de Formular 1 comunicaba así su dolor y despedida. “Nos entristece saber de la muerte de Dietrich Mateschitz. El cofundador de Red Bull hizo una contribución inolvidable a la F1 y deja un gran legado”.

En 2004, el propio Mateschitz, que hasta ese momento había sido patrocinador de la escudería suiza Sauber, fundó su propia escudería de F1 -Red Bull Racing, tras la compra de la británica Jaguar.

Mirá También:  La Provincia envío medio millón de turnos para dosis de refuerzo

Luego unos inicios poco destacados, Red Bull alcanzó la cima del motor en 2010 con un doble triunfo: el campeonatos de constructores y el de pilotos, obtenido por un joven Sebastian Vettel.

Este éxito no fue casualidad, y buena prueba de ello fue el dominio de la marca de Mateschitz durante de la década de los 2010, con tres “dobletes” consecutivos en 2011, 2012 y 2013. Dentro del mundo del motor, el empresario austriaco también contaba con una segunda escudería de Fórmula 1 para formar a jóvenes pilotos: Alpha Tauri.

Sin embargo, su imperio deportivo iba más allá de los circuitos y además poseía un equipo de fútbol de la primera división austríaca, el Red Bull Salzburgo, ocho veces campeón nacional consecutivo desde 2014 y desde hace unos años un habitual en la Liga de Campeones.

También, tenía el RB Leipzig, uno de los equipos más fuertes de la Bundesliga alemana, así como a los “Red Bulls de Nueva York”, de la liga profesional de fútbol en EEUU, pero también dos clubes en categorías inferiores de Brasil.

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *