Se busca prevenir accidentes por inhalación de este gas que es imposible de percibir por los seres humanos porque no tiene olor ni sabor.

Una de las principales causas de la aparición de monóxido de carbono suele ser el mal estado de los artefactos a gas o sus instalaciones, por lo que es fundamental realizar un control previo al uso y detectar averías en los conductos de evacuación de los gases de combustión; instalación de artefactos a gas en lugares inadecuados o insuficiente ventilación de los ambientes que pueden llevar a trastornos irreversibles en la salud, hasta la pérdida de vidas.

Si bien las intoxicaciones son más frecuentes en épocas frías, también se producen incidentes en zonas de veraneo, donde las instalaciones permanecen inactivas por prolongados períodos, o que pájaros construyan sus nidos tapando los conductos de evacuación.

Los accidentes por inhalación de monóxido de carbono se pueden evitar, para tal fin se recomienda: revisar una vez al año los artefactos de gas por un gasista matriculado, colocar rejillas de ventilación permanente, obligatoria para todo artefacto de cámara abierta. La llama del gas siempre tiene que ser azul, si es amarillo, anaranjado o rojo el artefacto de gas está funcionando mal. Por otra parte, las hornallas y los hornos no son para calefaccionar y se debe mantener las hornallas de la cocina limpias de líquidos y alimentos porque eso obstruye los quemadores y genera una mala combustión. Recordar que los artefactos de gas instalados en baños o dormitorios sólo deben ser de tiro balanceado y siempre se debe dejar una rendija abierta; es importante que haya circulación libre de aire desde el exterior.

Mirá También:  SE EXTIENDE EL CIERRE DE LA ETAPA DE INSCRIPCIÓN PARA LOS JUEGOS BONAERENSES 2022 HASTA EL 6 DE MAYO

Cabe destacar que ante un escape de gas menor es indispensable cerrar la llave de paso, verificar que los artefactos estén correctamente cerrados y llamar a un gasista matriculado para arreglar la fuga o pérdida.

Si se advierte la presencia de algunos de estos síntomas: cefalea, mareos, cansancio y fatiga, sueño excesivo, alteraciones visuales, náuseas y vómitos; convulsiones y estado confusional, se debe ventilar el ambiente, permitir la entrada de aire fresco, apagar los artefactos y concurrir al centro médico más cercano o comunicarse con los números 107 de emergencias y, al 103 de Defensa Civil que en el caso de existir una pérdida de gas en la instalación solicitará la intervención de la empresa de gas correspondiente.

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *