La capital de Haití, Puerto Príncipe, se convirtió en un caos debido a los enfrentamientos a tiros entre bandas criminales y fuerzas de seguridad, y que incluyó el incendio de la sede del Ministerio del Interior del país.

Los delincuentes -que se presentan como revolucionarios- también atacaron el Tribunal Supremo sin que por ahora se conozca el alcance de los daños, según informaron medios locales e internacionales.

De acuerdo con la prensa haitiana, las bandas criminales intentan tomar el control de varias unidades de la Policía Nacional, entre ellas la comisaría de la ciudad y la Unidad Departamental de Aplicación de la Ley (Udmo).

Testigos afirmaron que se produjeron intensos y prolongados intercambios de disparos entre ambos bandos. Desde la Policía ordenaron a sus agentes, que intentan repeler los ataques y de impedir que las bandas tomen copen las comisarìas.

En las últimas semanas, Puerto Príncipe ha vuelto a ser escenario de un aumento de la violencia entre las bandas que se disputan el control de la capital, después de que 4.500 presos lograran escaparse de la principal cárcel de la ciudad, el pasado fin de semana.

Ataques rápidos y coordinados

Una fuente citada por el canal ABC News asegura que estos acontecimientos forman parte de un asalto coordinado dirigido a múltiples edificios gubernamentales, en el que, con rapidez, diferentes grupos atacaron simultáneamente.

Se escucharon disparos y explosiones, a la vez que cientos de personas huyeron de la zona mientras las pandillas libraban una lucha contra la Policía. «No está claro si los combates terminaron por la noche o si las pandillas simplemente se están reagrupando», afirma el medio.

Mirá También:  Jubilación mínima de $14.067,93 desde diciembre

Por otro lado, se informó que el aeropuerto internacional de Haití continúa en manos de las pandillas. Una imagen compartida en redes sociales muestra cómo han sido dañadas las barreras de concreto de su perímetro.

«Barbacue», el líder criminal que amenaza con un genocidio

Previamente, en esta jornada, el jefe de los grupos armados que han desatado la ola de violencia, Jimmy Chérizier, conocido como alias ‘Barbecue’, advirtió que Haití sufriría un «genocidio inminente» si el primer ministro no renuncia a su cargo.

Según sus palabras, para las bandas armadas irregulares que buscan controlar el poder político en Haití, el Gobierno que encabeza Henry es «ilegítimo» y «está bajo las órdenes de EE.UU.»

Chérizier asegura que las bandas armadas que él coordina cuentan con una fuerza de «entre 7.000 y 8.000 hombres» preparados para la «batalla».

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *