Estudiando huesos

Anteriormente se creía que los pollos se criaban para servir como comida hasta hace 10 000 años. Es fácil suponer que la especie fue domesticada principalmente como fuente de alimento y transportada por todo el mundo por personas que deseaban asegurarse un suministro de carne y huevos. Pero el otro informe, publicado en la revista Antiquity, sugiere que los humanos no entraron en contacto cercano con los pollos hasta aproximadamente el año 1500 a.C. El análisis de los huesos reveló que la mayoría de ellos eran mucho más recientes de lo que se pensaba.

Los hallazgos del estudio actual involucraron un nuevo análisis de más de 600 huesos de pollo de colecciones de museos y varios sitios arqueológicos repartidos por el mundo. Los investigadores utilizaron la datación por radiocarbono y las proporciones de isótopos estables de nitrógeno para establecer las edades de los huesos, así como el análisis morfométrico para asegurarse de que los huesos eran de pollos y no de otros animales.

Los investigadores encontraron que el hueso de pollo auténtico más antiguo entre sus muestras se encontró en el sitio neolítico Ban Non Wat en el centro de Tailandia, y data de entre 1650 y 1250 a. Esto es significativamente más reciente que el 6000 a.C. que se propuso en investigaciones anteriores.

«Comer pollo es tan común que la gente piensa que siempre lo hemos comido. Pero este trabajo muestra que nuestra relación pasada fue mucho más compleja, y que durante siglos los pollos fueron celebrados y venerados», señala Naomi Sykes, de la Universidad de Exeter y coautora del estudio.

Mirá También:  Chascomús: encuesta reveló que la cuarentena afectó la salud mental de la población

Una nueva historia

La evidencia arqueológica indica que los pollos y el cultivo de arroz se extendieron por Asia y África en conjunto, pero en lugar de comer pollos, los antiguos humanos los habrían visto como criaturas especiales o sagradas. En Ban Non Wat y otros sitios tempranos del sudeste asiático, se colocaron esqueletos parciales o completos de pollos adultos en tumbas humanas. Ese comportamiento sugiere que los pollos disfrutaron de algún tipo de significado social o cultural, dicen los investigadores. En Europa, varios de los primeros pollos fueron enterrados solos o en tumbas humanas y no muestran signos de haber sido sacrificados.

La expansión del Imperio Romano hace unos 2000 años provocó un consumo más generalizado de pollo y huevos, apuntan los expertos.

“Esta reevaluación integral de los pollos demuestra en primer lugar cuán equivocada era nuestra comprensión del momento y el lugar de la domesticación de los pollos. Y lo que es aún más emocionante, mostramos cómo la llegada de la agricultura de arroz seco actuó como catalizador tanto para el proceso de domesticación del pollo como para su dispersión global”, concluyó el investigador Greger Larson.

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *