Se vivió un clásico platense repleto de emociones, con ocasiones de ambos lados y unos últimos minutos para el infarto; pero una vez más, el final del encuentro terminó caliente con enfrentamientos entre ambos equipos, opacando lo ocurrido minutos antes.

Todo comenzó cuando, tras haber finalizado el partido, el arquero y una de las figuras de Gimnasia, Rodrigo Rey, se acercó hasta el arco que defendía para agarrar sus pertenencias y miró a la hinchada de Estudiantes ubicada en la tribuna de calle 55 e hizo un gesto saludando y tocándose el escudo del Lobo.

Este acto del arquero fue interpretado como provocador por parte de uno de los jueces de línea, que advirtió lo que hizo Rey y salió junto a Patricio Loustau a advertir al futbolista que fue amonestado y posteriormente abordado por jugadores y ayudantes de Estudiantes, que enfurecieron por lo que sucedido.

Finalmente, el conflicto fue disipándose de a poco mientras los jugadores se dirigían hacia la salida del estadio, entre abucheos y objetos que salían desde las tribunas pincharratas, por lo que no hubo que lamentar heridos ni una pelea subida de tono.

UN NUEVO CLÁSICO EN UNO Y OTRO EMPATE

En un clásico vibrante, parejo y con mucha tensión, Estudiantes y Gimnasia no se sacaron ventajas y terminaron empatando 1 a 1. El marcador lo abrió el León un tanto de Agustín Rogel y luego el conjunto Tripero lo empató con un gran gol de Cristian Tarragona, ambos jugadores figuras del encuentro. 

Gimnasia empezó mejor, tomando la iniciativa, presionando alto y con la intención de darle al balón una circulación rápida, para culminar sus jugadas por los costados y aprovechando cada pelota que quedara bollando tras los despejes de la defensa Pincha. Por su parte, Estudiantes tardó en hacer pie y no podía tener la pelota y mucho menos el control de las acciones.

Mirá También:  La Cámara de Diputados aprobó la ley que modifica las jubilaciones de privilegio

Estudiantes emparejó las acciones y tuvo la primera situación clara en la cabeza de Boselli. Casi inmediatamente después, tras un despeje de un envío por arriba, apareció Emmanuel Más por las izquierda y entrando al área encontró solo frente al arco a Rogel, que solamente tuvo que saltar y darle un pase a la red con la frente. 39 minutos y 1 a 0 para el León

El segundo tiempo arrancó con mucha intensidad y Gimnasia queriendo tomar la iniciativa. La movilidad de Ramírez y la persistencia de Tarragona para presionar y correr cada pelota, era lo mejor del equipo de Pipo. Y así fue como el goleador del Lobo se escapó por la derecha y a pura potencia entró al área del Pincha y remató cruzado, dejando sin respuestas a Andújar. 7 minutos del complemento y 1 a 1 el clásico.

Así se fue una nueva edición del derby platense que tuvo de todo un poco, fue vibrante, parejo y con un final caliente con cruces y peleas entre jugadores de ambos equipos. 

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *