La autopsia de Tomás Telloel joven de 18 años asesinado por una patota en la localidad costera bonaerense de Santa Teresita durante los festejos de Año Nuevo, confirmó que falleció de una puñalada directa al corazón.

El asesinato de Tello ocurrió este lunes 1 de enero a las 7:30, en la intersección de la calle 44 y la avenida Costanera, a mano de una patota que lo acorraló y atacó con golpes y con un arma blanca. Como consecuencia de las agresiones, Tomás tuvo que ser trasladado de urgencia al hospital de Santa Teresita por una herida punzocortante en el tórax, donde finalmente falleció. Por el crimen la Policía detuvo a nueve sospechosos, dos de ellos menores de edad.

Los resultados preliminares de la autopsia arrojaron que la víctima murió a causa de una «una laceración en la aurícula derecha del corazón» luego de sufrir una «herida punzocortante en la línea media de tórax». En ese contexto, los voceros judiciales advirtieron que dicha puñalada derivó «en un taponamiento cardíaco y el posterior fallecimiento de la víctima».

Sin embargo, indicaron que, contrario a lo señalado por fuentes policiales durante el día de ayer, al momento se desconoce cuál fue el arma homicida y que todavía no se secuestró ningún elemento cortante vinculado con el asesinato.

El fiscal a cargo del caso, Pablo Gamaleri, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 11 de Dolores, modificó la carátula del hecho de «homicidio en riña» a «homicidio agravado por concurso premeditado y alevosía», una calificación idéntica a la que se les aplicó a los rugbiers condenados por el crimen de Fernando Báez Sosa, en enero del 2020. A su vez, el representante del Ministerio Público dispuso que las indagatorias de los nueve detenidos se lleven a cabo este miércoles y pidió la detención de todos ellos al Juzgado de Garantías interviniente.

Mirá También:  Desde hoy juzgan al obispo Zanchetta por abuso sexual en Orán

En este sentido, Diego Escoda, el fiscal general de Dolores, indicó que los asesinos de Tello obraron con «un plan de antemano», el cual se originó en una fiesta el 23 de diciembre a raíz de una disputa anterior con la víctima. Y en referencia a los nueve detenidos, el fiscal general comentó que «algunos de los capturados son autores y otros son partícipes».

Fuentes de la investigación señalaron a la agencia de noticias Télam que los sospechosos tienen 16, 17, 21, 22, 27, 29, 33 y 57 años, y revelaron que uno de ellos es el padre de Damián Kopelian, de 21 años, indicado como autor de la puñalada que derivó en la muerte de Tello. Los dos menores detenidos se negaron a declarar el martes por la mañana en el Juzgado de Garantías del Joven 1 Departamento Judicial de Dolores.

El informe de la Fiscalía señaló que la policía realizó un rastrillaje inmediatamente después del llamado al 911 y tomaron declaración a los testigos, que advirtieron que el grupo de agresores venía persiguiendo a Tello y a su grupo de amigos desde una cuadra antes del lugar del asesinato.

Gracias a los registros de las cámaras de seguridad de la zona, se logró capturar a siete sospechosos y, poco después, otros dos sospechosos fueron detenidos a unas diez cuadras de lo ocurrido. «Recibimos un llamado del 911 y al minuto y medio la policía estuvo allí. A los 20 minutos, estaban todos los involucrados detenidos, producto de la investigación preliminar», contó a Página|12 el Director Provincial de Análisis Informativo en Ministerio de Seguridad de PBA, Marcelo von Schmeling.

Mirá También:  Opinión. Salarios y jubilaciones cuidados

Asimismo, se supo que los sospechosos y Tello «tenían antecedentes entre ellos y amenazas cruzadas» desde el 23 de diciembre. Después de recibir la terrible noticia de la muerte de su hijo, el padre de Tomás, Daniel Tello, expresó su bronca y dolor. En declaraciones a TN, Daniel contó que el supuesto autor del crimen “lo andaba buscando” por no haberlo dejado entrar a una fiesta. “Hubo una fiesta de despedida de año en la casa de mi hijo y supuestamente al asesino no lo dejaron entrar, hubo una discusión, se empezaron a pelear, yo llego, los separo, me los llevo a una cuadra para que nadie haga nada y me terminan matando a mi hijo”, relató.

«Que se haga justicia. (…) Si no hacen nada, la justicia la voy a hacer yo, y no quiero hacer eso y darle un sufrimiento más a mi familia, me estoy conteniendo», disparó Tello, y concluyó: «Cuiden a sus hijos porque de un segundo para el otro no lo tienen más».

El abogado Miguel Ángel Pierri fue confirmado como representante legal de los familiares de Tomás Tello. Contrario a lo señalado por los especialistas de la necropsia a Télam, Pierri indicó que poseen el arma con que asesinaron al jóven y que va a permitir determinar al autor. «Es una postal que lamentablemente se repite. Hemos aprendido muy poco como sociedad. Estos hechos los estamos naturalizando, tanto el hecho de Fernando y de Tomás suceden regularmente», reflexionó el letrado el martes por la mañana en diálogo con C5N.

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *