Se trata de Carlos Albaca, quien en su desempeño como fiscal entorpeció la causa que investigó el crimen de la joven ocurrido en 2006 en Tucumán.

Un ex fiscal fue condenado a la pena de 6 años de prisión por haber encubierto el crimen de la estudiante universitaria Paulina Lebbos mientras estaba al frente de la investigación del caso, ocurrido en Tucumán en el 2006, aunque no irá a la cárcel hasta tanto la sentencia quede firme.

Se trata del ex fiscal de instrucción de la II Nominación, Carlos Albaca, de 70 años, quien fue condenado por unanimidad por el tribunal de la sala III de la Cámara Penal de Tucumán por el delito de «incumplimiento de deberes de funcionario público y encubrimiento agravado», en lo que fue el tercer juicio que se sigue por el caso.

En sus últimas palabras antes de conocer la sentencia, Albaca negó «haber cometido cualquier delito en el cumplimiento de las funciones en la investigación del crimen de Lebbos».

En total, al ex fiscal se le imputaron 11 hechos vinculados a pistas que no siguió, a pericias que no se hicieron, a testimonios y evidencias que no se recabaron y se perdieron, las cuales fueron enumerados por el fiscal del juicio, Gerardo Salas, durante sus alegatos.

Salas recordó que el ex fiscal estuvo a cargo del caso desde fines de abril de 2006 y que «su primera medida fue dictar secreto de sumario, que se mantuvo durante siete años».

Entre otras fallas, Salas sentenció que el imputado no tuvo «perspectiva de género» durante su rol de investigador del caso y citó parte de uno de sus descargos, donde afirmaba que Paulina «podría haber muerto por un juego de asfixia erótica».

Mirá También:  Coronavirus, una tragedia norteamericana

La sentencia a la que arribó el tribunal, integrado por Wendy Kassar, Fernanda Bahler y Raúl Cardozo, fue acorde al pedido de pena por parte de la fiscalía y a la cual se adhirió la abogada Soledad Deza, de la ONG feminista tucumana Mujeres por Mujeres, quien actuó como querellante en representación de Leti, la hija de Paulina.

Albaca se convirtió hoy en el primer ex fiscal condenado a pena de prisión por irregularidades cometidas durante el ejercicio de sus funciones como funcionario del Poder Judicial de Tucumán y es el noveno sentenciado por el encubrimiento del asesinato de Paulina.

Paulina Lebbos tenía 24 años cuando desapareció, la madrugada del 26 de febrero de 2006, a la salida de un boliche, donde había concurrido con sus compañeras de la carrera de Comunicación de la Universidad Nacional de Tucumán para festejar que había aprobado una materia.

Su cadáver apareció una semana después a la vera de la ruta 341, a la altura de Tapia, a 30 kilómetros de la capital tucumana. El cuerpo tenía rasgos de estrangulamiento, quemaduras de cigarrillo y estaba en un avanzado estado de descomposición. Hasta el momento nunca fue identificado al autor del crimen.

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *