Continúa la conmoción en la ciudad por la muerte de Renata Pacheco, la nena que fue atropellada este miércoles en la rotonda de 71 y 131. La pequeña murió casi al instante y según algunos testigos el conductor intentó escapar, aunque los vecinos lo impidieron. 

La víctima fatal de 10 años, se encontraba con su mamá -Laura Burella-, justo en el momento del trágico incidente, y entre llanto y mucho dolor decidió contar lo sucedido. “Ella era pura alegría. Me arrebató a Renata”, sostuvo la mujer, al hablar de su hija. 

Recordando lo sucedido, la madre de la víctima -en diálogo con El Día– contó: “Ella siempre estuvo conmigo, la tuve que soltar porque ya era inaguantable. En el impacto yo la agarro porque fue rápido y lo veo venir al auto”. A su vez, sostuvo: “Alcancé a tocarle el hombrito para traerla hacia mi lado pero fue todo rápido”. 

Mientras la causa y la investigación sigue su curso, la lupa está puesta en el conductor del automóvil Ford Ka, el cual en un primer momento intentó escapar de la escena del crimen. Esto fue impedido por los vecinos de la zona que acudieron a ayudar a las damnificadas, aunque para la pequeña ya era tarde. 

“El que manejaba siguió de largo. Yo empiezo a pedir ayuda, porque veo a mi bebé ahí, pero él siguió de largo. Creo que por el estado en el que estaba no se daba cuenta de lo que hacía y a la vez si, porque no se hubiera querido ir”, dice Laura. 

Por último, la mamá de Renata reforzó su deseo de que el responsable de arrebatarle a su hija, tenga su condena merecida: “Yo creo en la justicia del hombre, pero también creo en la justicia de Dios. Nadie me devolverá a mi niña”.

Mirá También:  Desde la ANSES descartan una reforma previsional

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *