Irán tiene suficiente uranio altamente enriquecido para construir “varias” armas nucleares si así lo desea, advirtió Rafael Grossi, titular de la Agencia Internacional de Energía Atómica. El diplomático argentino además conjeturó que la posibilidad de que las gestiones diplomáticas enfocadas en limitar nuevamente su programa atómico tengan éxito parece más improbable que nunca, ahora que Teherán arma a Rusia en su guerra contra Ucrania y que la república islámica se ha visto sacudida por disturbios.

La advertencia de Grossi, en respuesta a las preguntas de los legisladores europeos la última semana, muestra cuánto se incrementó el riesgo por el programa nuclear de Irán. Incluso en el punto álgido de las tensiones anteriores entre Occidente y Teherán bajo el presidente de línea dura Mahmud Ahmadinejad, antes del acuerdo nuclear de 2015, el Gobierno iraní nunca enriqueció tanto el uranio como lo hace ahora.

Durante meses, expertos en la no proliferación de armas atómicas insinuaron que Irán contaba con suficiente uranio enriquecido hasta en un 60 por ciento para construir al menos un arma nuclear, aunque Teherán insistió durante mucho tiempo en que su programa tiene fines pacíficos. Grossi dijo que había que ser “extremadamente cuidadoso” al describir el programa iraní, pero reconoció sin ambages cuánto habían crecido las reservas de uranio altamente enriquecido de Teherán.

“Una cosa es cierta: en este momento, han acumulado suficiente material nuclear para varias armas nucleares, no una”, alertó Grossi.

Haciendo memoria

Después el diplomático argentino se refirió al famoso discurso de Benjamin Netanyahu ante la Organización de las Naciones Unidas en 2012, en el que el primer ministro israelí sostuvo un cartel con la caricatura de una bomba con una mecha encendida y trazó una línea roja encima de ella para instar al mundo a no permitir el programa de Teherán para enriquecer el uranio a niveles elevados.

Mirá También:  Comienza el juicio por los obreros desaparecidos en Mercedes Benz

Si bien el acuerdo nuclear de 2015 redujo de forma drástica las reservas de uranio de Irán y limitó también su enriquecimiento al 3,67 por ciento, Netanyahu presionó con éxito al entonces presidente estadounidense, Donald Trump, para que se retirara del acuerdo, lo que derivó en las tensiones actuales.

Desde hace años, los diplomáticos aluden a los sermones del líder supremo, el ayatolá Alí Jamenei, diciendo que son una fetua vinculante, o edicto religioso, del que Irán no pretendería armar una bomba atómica. Sin embargo, en los últimos meses, funcionarios iraníes comenzaron a hablar abiertamente acerca de la posibilidad de crear armas nucleares.

Las conversaciones entre Irán y Occidente concluyeron en agosto con un “texto final” de una hoja de ruta para restaurar el acuerdo de 2015, que Teherán no aceptó hasta el día de hoy.

La misión de Irán ante la ONU, al responder a preguntas sobre los comentarios de Grossi, insistió el jueves último que Teherán “está preparado para cumplir con sus compromisos en el marco del acuerdo, siempre y cuando las otras partes hagan lo mismo”.

“El programa nuclear iraní nunca ha consistido en fabricar armas nucleares, y el enriquecimiento no tiene nada que ver con desviarse de eso”, señaló la misión, a pesar de que Irán aceleró su enriquecimiento después de que el acuerdo se hundió.

Ejercicios militares, ¿para qué?

Estados Unidos e Israel también iniciaron la semana pasada sus mayores ejercicios militares conjuntos por aire, tierra y mar que hayan realizado nunca, llamados “Juniper Oak”, con más de 140 aviones de combate, un grupo de portaaviones y casi ocho mil soldados.

Mirá También:  Los médicos declararon el “estado de alerta” y piden la apertura de paritarias

El Pentágono dijo que el simulacro “no está destinado a orientarse en torno a un solo adversario o amenaza en particular”. Sin embargo, se lleva a cabo en medio del aumento de las tensiones con Irán e incluye el reabastecimiento de combustible aéreo, al igual que la selección y supresión de objetivos de defensas aéreas enemigas, capacidades que serían cruciales para realizar ataques aéreos.

Por ahora, Grossi reconoció que “casi no hubo actividad diplomática” para tratar de reactivar el acuerdo nuclear con Irán, un acuerdo que ahora dice es “un cascarón vacío”. No obstante, instó a incrementar las gestiones diplomáticas, ya que Teherán aún necesitaría diseñar y probar cualquier posible arma nuclear.

“No debemos darnos por vencidos”, concluyó el titular de la Agencia Internacional de Energía Atómica.

Preocupación, en suba

La aflicción creciente de los estadounidenses -y también cada vez más de los europeos- proviene de que Irán está armando a Rusia con drones equipados con bombas, los cuales han atacado repetidas veces plantas de energía y blancos civiles en toda Ucrania. No está claro qué espera obtener Teherán, “que tiene una historia de tensiones con Moscú”, a cambio de suministrar armas a Rusia, concluyó, Grossi.

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *