Un policía de 28 años fue asesinado este miércoles de un balazo en la cabeza al tirotearse con un delincuente que le sustrajo un morral en la localidad bonaerense de San Miguel y que minutos más tarde fue detenido, cuando vecinos alertaron que se escondía en el fondo de una propiedad, informaron fuentes de la fuerza.

El hecho se registró alrededor de las 17 en la calle Coronel Charlone entre El Zonda y Paula Albarracín, en dicha localidad del partido homónimo de la zona noroeste del Gran Buenos Aires, adonde había llegado a bordo de su motocicleta Motomel Blitz de 110 cilindradas un efectivo de la comisaría 3ra. de esa jurisdicción, identificado como Adrián Ricardo Almada.

Voceros policiales informaron que el policía, quien se desempeñaba como citador, se encontraba franco de servicio y vestido de civil, cuando fue sorprendido por un hombre armado con fines de robo.

El asaltante le sustrajo un morral negro al policía, que se identificó como tal, y posteriormente se inició un tiroteo con el ladrón, que escapó a la carrera.

Almada comenzó a perseguirlo y a unos 50 metros, en la esquina de El Zonda y Coronel Charlone, el delincuente lo esperó escondido detrás de un paredón y le efectuó un disparo en la cabeza al policía, que le provocó la muerte prácticamente en el acto.

Vecinos alertaron de lo ocurrido al teléfono de emergencias 911 y en pocos minutos arribaron varios patrulleros a la escena del crimen y se montó un operativo cerrojo para dar con el homicida.

En ese marco, los mismos vecinos indicaron por donde había escapado el asaltante y los policías lograron aprehender al acusado en el fondo de una propiedad, informaron fuentes de la fuerza.

Mirá También:  El conservador Marcelo Rebelo de Sousa fue reelecto en Portugal 

El sospechoso, de 34 años, está domiciliado en Coronel Charlone al 4400, a escasos metros del lugar del hecho, y cuenta con antecedentes penales.

Mientras que en la huida se había quitado la campera y el pantalón, que fueron encontrados y posteriormente secuestrados junto al morral del policía asesinado y un revólver calibre 32 con carga completa y cartuchos percutados.

En tanto, los agentes establecieron que Almada sufrió un impacto de bala en el lateral izquierdo de su cabeza y a su lado hallaron su arma reglamentaria Bersa Thunder Pro, mientras aguardaban el traslado del cuerpo a la morgue, añadieron las fuentes consultadas.

Interviene en la causa la fiscal Mirna Sánchez, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 19 descentralizada de Malvinas Argentinas, quien dispuso que los peritajes en la escena del crimen sean realizados por la Gendarmería Nacional Argentina (GNA).

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *