Tiene un efecto 100 veces más potente y adictivo que la morfina

En los últimos años, según el último reporte sobre el estado de las drogas realizado por el gobierno norteamericano, las muertes por opioides en Estados Unidos han aumentado drásticamente. La investigación reciente -publicada en distintas agencias de noticias- relaciona este incremento con la comercialización ilegal de fentanilo “Murder 8” que aparentemente es traído desde China: empresas del país asiático –sostienen los investigadores– fabrican la materia prima y luego la exportan a México sin controles, donde los cárteles narcos la procesan para el tráfico hacia Estados Unidos. 

Según las cifras relevadas en Estados Unidos, en 2016 el número de decesos relacionados con este tipo de estupefacientes era de 19.413 mientras que en 2017 aumentó a 28.466 casos. Otro dato revelador que señala el reporte estadounidense es el de las pruebas realizadas en laboratorios forenses relacionadas con fentanilo, dado que en 2004 el número era de 389 casos y en 2017 pasó a 56.530 expedientes.

Las autoridades estadounidenses califican al fentanilo como un fuerte opioide sintético similar a la morfina, aunque tiene un efecto hasta 100 veces más potente, adictivo y fulminante. Según advierten algunos expertos -de acuerdo a la investigación de la Administración Estatal de Drogas de Estados Unidos (DEA) y publicada en varias agencias de noticias- para los cárteles del narco mexicano es fácil su importación ya que también es un fármaco que se puede importar y recetar de manera legal debido a que se usa para el tratamiento de pacientes con dolores intensos. 

De acuerdo con el National Institute on Drug Abuse de Estados Unidos, al igual que la heroína, la morfina y otros opioides, el fentanilo actúa uniéndose a receptores en distintas áreas del cerebro que controlan el dolor, las emociones y da a los consumidores una sensación de bienestar y euforia. Sin embargo, tal como advierte la Organización Mundial de la Salud (OMS), los opioides pueden provocar dificultades respiratorias y hasta pueden llevar a la muerte.

Mirá También:  Macri y Dietrich están investigados por el pago a Autopistas del Sol. Una prueba clave en la causa peajes

En su modalidad recetada, el fentanilo es conocido como Actiq®, Duragesic® y Sublimaze®.4,5, mientras que los nombres comunes del opioide que se comercializa ilegalmente en forma de píldoras, inyectables o hasta parches son Apache, China Girl, China White, Dance Fever, Friend, Goodfellas, Jackpot, Murder 8, y Tango & Cash.

Según datos del gobierno de Estados Unidos señalan que un kilo de “Murder 8” en el país asiático tiene un costo de 9.000 dólares pero ya una vez procesado en México en forma de pastillas puede dar a los cárteles ganancias por hasta 1,3 millones de dólares. Además de importar el fentanilo desde China y recientemente también de India, los cárteles mexicanos compran en estos países maquinaria para el procesamiento de la droga que generalmente venden en forma de pastilla. Un kilo es suficiente para producir 20 millones de pastillas.

En mayo de 2019, en medio de la presión internacional, el gobierno de Beijing  implementó sanciones a la producción y venta ilegal de fentanilo y sus análogos. Sin embargo, una investigación realizada con fuentes públicas identificó el año pasado 64 empresas chinas que se dedican a la producción y/o comercio de la sustancia y a la venta de maquinaria y que podría estar involucradas en el comercio ilegal. Sus principales clientes serían los cárteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación (CJNG) en México.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario