El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, informó que el Estado pagará parte de los salarios de abril de los trabajadores de las empresas privadas, mediante el Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción. Será depositado los primeros días de mayo en sus cuentas bancarias. Críticas a las «excusas» y a la «lentitud» de los bancos para otorgar créditos

El Gobierno pagará parte de los salarios de abril de los trabajadores de las empresas privadas. Lo hará en los primeros días de mayo y será para las empresas que se inscribieron en el Programa de Emergencia al Salario y la Producción (ATM). 

Uno de los motivos es que la extensión de la cuarentena implicará que habrá empresas que estarán cerradas durante todo abril, y el otro, por la “lentitud y las excusas” de los bancos para otorgar créditos para el pago de sueldos.

El programa estatal cuenta con dos herramientas, según el tamaño de la firma: una asignación compensatoria del salario o los Repro. Además, habrá medidas para sectores profesionales, autónomos y monotributistas de categorías C y D. Así lo reveló el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, durante entrevistas periodísticas en radio y televisión.

“Estamos generando los mecanismos adecuados para que a principios de mayo haya recursos concretos en las cuentas de los trabajadores y sostengamos de esa manera el trabajo y la producción del país”, aseguró el ministro.

La cuarentena decretada el 20 de marzo llevó a un cierre masivo de la mayor parte de las empresas, por lo que el Gobierno dispuso condiciones para que los bancos pudieran prestarles a las pymes con una garantía estatal, a una tasa del 24 por ciento y con un período de gracia de 3 meses para la devolución.

Mirá También:  Tevez, de jugador a sospechoso

“No es lo mismo un programa de asistencia para una cuarentena de 15 días que para un escenario como el actual, donde todo el mes de abril habrá baja actividad. Primero establecimos las condiciones para que los bancos prestaran a las pymes para los sueldos de marzo, y luego establecimos que el Estado haga un aporte directo para los sueldos de abril”, explicó el ministro.

El programa de emergencia fue creado mediante el decreto 332 y establece que las empresas de hasta 100 empleados podrán acceder a una asignación compensatoria del salario de cada trabajador.

El Estado abonará el 100 por ciento del salario neto para las empresas de hasta 25 empleados, con un valor máximo de un salario mínimo vital y móvil vigente, de 16.875 pesos. Para las firmas de entre 26 y 60 trabajadores se pagará el salario neto con un valor máximo de hasta el 75 por ciento del SMVM.

Para quienes tengan entre 61 a 100 trabajadores, el aporte estatal será para el salario neto, con un valor máximo de hasta un 50 por ciento del SMVM. Para las compañías más grandes, con más de 100 empleados, se destinará el Repro, en el que el Estado hará un aporte de hasta 10 mil pesos por trabajador. Para acceder a los beneficios, las empresas deben inscribirse a través de la página de la AFIP.

Una de las razones de la asistencia estatal directa para el pago de salarios tiene que ver con la “lentitud” y “reticencia” en el otorgamiento de los créditos bancarios. “Los bancos tradicionalmente no asisten financieramente a las pequeñas pymes, por lo que decían que no tenían los tiempos para hacer una evaluación de riesgo. Entonces les dijimos que el estado sale de garante, se estableció el funcionamiento del fondo Fogar, en el que se depositaron 30 mil millones de pesos, y siguen poniendo excusas”, aseveró Kulfas. 

Mirá También:  Colombia: coche bomba dejó 16 heridos en un cuartel militar

Entre las excusas más reportadas por las pymes, Kulfas mencionó: “Hay bancos que les dicen que no tienen esa línea disponible. Otros piden dos balances certificados, pero ¿cómo vas a certificar algo en cuarentena”. Hasta el momento se otorgaron 45 mil millones de pesos de financiamiento. “Deberíamos estar al doble de esa cifra”, remarcó.

Monotributistas

El Gobierno dispondrá medidas especiales para los profesionales, autónomos y monotributistas de las categorías C y D.

Una de las opciones es que puedan inscribirse para cobrar el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) que se cobrará en mayo, dado que en el de abril no pudieron anotarse porque fue para trabajadores informales, de casas particulares y monotributistas A y B.

El IFE de abril se pagará a casi 8 millones de personas, de las cuales 470 mil son monotributistas.

«Queremos generar mecanismos de asistencia adicional, que a lo mejor no eran necesarios cuando la cuarentena era más corta, pero que habrá que revisarlos ahora por la extensión del aislamiento, que responden al objetivo del presidente que es poner en primer lugar la salud”, aseguró Kulfas. Sólo este ingreso implicó un costo fiscal de 80 mil millones de pesos.

En conjunto, todas las medidas anunciadas por el Gobierno desde que comenzó la cuarentena implican un monto de 500 mil millones de pesos. El comité que conforma las políticas de emergencia está integrado por el Ministerio de Desarrollo Productivo, Economía, Trabajo y la AFIP.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario