La medida gremial exigió la marcha atrás con el cierre progresivo de cursos dispuesto por el Ministerio de Educación porteño. De no derogarse la medida, los sindicatos anunciaron que harán otro paro la semana próxima y ya adelantaron que no iniciarán las clases en 2019.

Los docentes porteños realizaron ayer un paro con movilización hacia el Ministerio de Educación de la ciudad para repudiar la resolución publicada este viernes en el Boletín Oficial, que establece el cierre de cursos en 23 escuelas nocturnas. Sobre el final de un intenso año lectivo, la comunidad educativa recibió con sorpresa la medida y decidió colmar las calles nuevamente para visibilizar el desfinanciamiento que viene sufriendo el sector. Según anunció Eduardo López, titular de UTE, de no derogarse la resolución, los gremios realizarán un paro con movilización la semana que viene y postergarán el inicio del ciclo lectivo 2019.

Frente al Ministerio de Educación porteño, los docentes nucleados en los gremios UTE y Ademys exigieron que la ministra Soledad Acuña dé marcha atrás con la resolución y cantaron: “Fuera, fuera, fuera Acuña fuera”.

“Según un informe del Observatorio de la Universidad Pedagógica (UniPe) elaborado en base a datos oficiales, en la ciudad hay 420 mil personas que no terminaron el nivel medio. De ellas sólo 32.000 asisten a alguna de las propuestas educativas existentes. Por lo tanto, en lugar de cerrar escuelas la ministra de Educación, Soledad Acuña, debería promocionar la oferta actual y generar más espacios para que esas casi 400 mil personas sin escolaridad secundaria puedan ejercer su derecho a finalizar sus estudios esa etapa que además, es obligatoria según la Ley Nacional de Educación”, sostuvieron los docentes de UTE.

Mirá También:  Marchas de la bronca por nueva candidatura de Evo

“¿Quiénes van a los bachilleratos? ¿Vieron los que hacen malabares en las esquinas, que los reprimen, que no los dejan? Esos van a los bachilleratos, los que trabajan de día. Si le sacan la escuela, ¿cuál es el destino de estos chicos?”, preguntó el titular de UTE.

“Esto es el ajuste en la educación, esto es el despido de compañeras y compañeros, esto es que nuestros estudiantes queden por fuera del sistema educativo. Esto no se lo vamos a permitir”, dijo Jorge Adaro, secretario general de Ademys, sobre el final de la marcha. Y preguntó: “¿Qué hacemos con nuestros alumnos? ¿A dónde los mandamos? ¿A viajar una hora y media en colectivo para ir a otra escuela? Eso se llama desescolarización, eso se llama invitarlos a salir del sistema educativo”.

Diego Marranti, docente del Comercial 12 de Lugano y de otras escuelas de la zona, subrayó que los alumnos que asisten a este tipo de instituciones son en su mayoría “adolescentes desfasados en edad que por algún motivo no pudieron terminar la secundaria. Son chicas y chicos que tienen que salir a trabajar o que fueron madres o padres y tuvieron que dejar la escuela. Si cierran los comerciales nocturnos, los mayores de 18 años podrían continuar en un CENS. ¿Pero qué pasa con los que tienen 15, 16, 17? ¿Tienen que esperar a tener 18 para poder seguir? ¿O tienen que viajar a algún otro barrio que tenga mejor oferta para ellos? Se la están haciendo muy difícil”.

Según consideró el docente, los argumentos utilizados por el gobierno para intentar cerrar las nocturnas son “absolutamente falaces, son excusas para profundizar el ajuste que vienen llevando a cabo desde hace 11 años” en la educación de la ciudad de Buenos Aires. “Lo nefasto y siniestro de la actitud del Ministerio es que usan como justificación la baja matrícula. En algunas zonas eso puede ser cierto, pero no en todas. Además, solo miran la foto de fin de año. ¿Por qué no miran la foto de principio de año, donde hay un montón de alumnos? ¿Por qué no trabajan para evitar que haya tanto abandono?”, reflexionó. Y continuó: “el gobierno también dijo que los planes de estudio son obsoletos. Pero es mentira. Los contenidos se van actualizando. Además, las conducciones de las escuelas nocturnas vienen desde hace dos años presentando propuestas para reacondicionar el plan. Pero no les dan bola”.

Mirá También:  El clientelismo republicano de Cambiemos

“El lunes les llevamos una propuesta para cambiar el plan de estudios pero la guardaron, no le prestaron atención. Este miércoles nos reunimos de nuevo, porque estábamos citados para un asesoramiento administrativo. Volvimos a insistir, no sabemos qué va a pasar”, contó a este diario Silvia Galati, rectora del Comercial 12. Y agregó: “Lo que necesitamos, en realidad, es que se retracten sobre la resolución. Necesitamos que den marcha atrás, que vuelvan a estudiar la situación de cada escuela”.

La resolución a la que hacen referencia los docentes es la 4055-2018, que fue publicada en el Boletín Oficial de la Ciudad el viernes pasado. La norma establece el cierre progresivo de 14 escuelas comerciales, al anular la inscripción para los 1º años del ciclo lectivo 2019 –a los estudiantes ya inscriptos en años avanzados se les asegurará la cursada hasta terminar el nivel, pero con menos cursos– y reduce la cantidad de matrículas en otros nueve liceos y bachilleratos nocturnos.

La marcha organizada por UTE y Ademys contó con el apoyo de Suteba y de Ctera, quien exigió más inversión educativa, la convocatoria a la Paritaria Nacional Docente, inversión en infraestructura y una nueva Ley de Financiamiento Educativo. El gremio cuestionó, además, el accionar del ministro nacional Alejandro Finocchiaro y su falta de diálogo con los sindicatos. Roberto Baradel, titular del Suteba, frente a un contador que indicaba los días que faltan para el comienzo del ciclo lectivo adelantó:  “Además del no inicio, si siguen las cosas como están, tenemos que hacer una gran movilización para demostrar que este pueblo defiende la educación pública”.

Deja un comentario

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Required fields are marked *