Este martes fracasó una nueva audiencia por el paro de los peajes y el conflicto comenzó a tomar relevancia nacional. Los representantes del Sindicato Único de Trabajadores de los Peajes (SUTPA) se reunieron una vez más con las autoridades de Autopistas de Buenos Aires S.A. (AUBASA) y el Ministerio de Trabajo de la Nación para tratar de destrabar la situación, sin embargo no hubo acuerdo y la medida de fuerza, que ya generó pérdidas millonarias para la Provincia, seguirá vigente.

La medida de fuerza que se impulsó “por tiempo indeterminado” comenzó el miércoles y mantiene levantadas las barreras de todos los peajes de la Autopista La Plata-Buenos Aires y del Sistema Vial Integrado del Atlántico (SVIA), lo que representa un déficit de 20 millones de pesos por día. En ese sentido, la reunión se dio luego de que los operarios del gremio no acataron la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo de la Nación y avanzaron con las protestas que están generando grandes pérdidas para la recaudación bonaerense.

En el marco de esa audiencia que tuvo lugar en la mañana de este martes, el titular de SUTPA, Facundo Moyano, apuntó contra la Provincia y reclamó un fuerte aumento de las tarifas: «Acá está aniquilando una actividad, no solo destrozan una empresa sino también destrozan la actividad. El problema de fondo es que tienen una tarifa insignificante, porque hacen populismo barato con la tarifa», sostuvo en las últimas horas y al término del encuentro. El gremialista, hijo del líder camionero Hugo Moyanosostuvo que las autoridades bonaerenses «le están subsidiando las vacaciones a los porteños, cobrando dos mangos por kilómetro transitado» y reclamó una revisión de los cuadros tarifarios de los peajes en las autopistas provinciales.

Mirá También:  Argentina frente al espejo, recordando películas de terror

El líder de SUTPA reclamó así un fuerte aumento de los peajes y destacó que quienes circulan por las autopistas bonaerenses pagan un 2.200% menos que quienes lo hacen en las que de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA): «Un auto de categoría 2 en AUBASA paga 2,20 pesos y en AUSA paga 60 pesos por kilómetro, pagan el 2.200% más», sostuvo al respecto y comparó esa realidad con la que se viven en la Capital Federal: «El caso más visible es AUSA, donde el pelado Larreta vivo te sube la autopista acorde a la inflación que es lo que correspondería, tal vez no tanto; entonces todos los bonaerenses están manteniendo las principales arterias de la ciudad de Buenos Aires que son la avenida de Mayo, la 9 de Julio, la avenida Córdoba y demás avenidas y los vivos supuestamente peronistas de la provincia de Buenos Aires le están subsidiando las vacaciones a los porteños cobrando dos mangos por kilómetro transitado».

En este marco, las autoridades sindicales publicaron un fuerte comunicado en el que advirtieron que desde hace varios meses mostraron su intención de entablar un diálogo para trabajar en la «reconversión laboral» de la actividad, pero denunciaron que la firma no está dispuesta «a sentarse con los trabajadores poniendo en riesgo el futuro de la actividad y la fuente de trabajo de todos y todas».

En ese marco, compartieron nueve puntos que explican la protesta y forman parte de las demandas que pretenden resolver:

  1. No cumplimiento del acuerdo paritario donde se establece la creación de una mesa bipartita para la aplicación de la tecnología y reconversión laboral.

  2. En pos de la NO creación de esta mesa para el consenso, se quiere implementar la tecnología a través de la colocación de antenas en las vías de todas las estaciones de AUBASA y el SVIA, sin tener en cuenta al trabajador y un adecuado proceso para proyectar esa implementación sin afectar la dotación del personal.

  3. Cierre arbitrario de la oficina de atención al cliente de Mar del Plata. Teniendo en cuenta que la actividad de peaje está en proceso de evolución y reconversión, el presidente de la empresa pretende mandar al personal de la oficina al peaje, sabiendo que no hay funciones para los mismos.

  4. Levantamiento de la base de seguridad vial de San Bernardo. Logro adquirido en el último tiempo para brindar un servicio más efectivo y acortar las distancias de recorrido de los trabajadores.

  5. No se puso en marcha la construcción del Centro de Monitoreo de Santa Teresita a pesar de que la licitación ya fue adjudicada en enero. Siguiendo con la línea de la falta de interés por reconvertir al personal, frenaron la construcción del mismo, limitando las posibilidades de reconversión laboral.

  6. Persecución y amenazas a jefes y gerentes de AUBASA que trabajan en conjunto con la organización sindical para la correcta reconversión laboral. Están impartiendo temor a través de sanciones, apercibimientos e incluso, despidos sin causa. 

  7. Despido del gerente de sistema Cesar Di Lorenzo por trabajar con cautela en la reconversión laboral y no perder fuentes de trabajo.

  8. Las condiciones edilicias y de seguridad e higiene, que prometieron mejorar, siguen siendo deplorables.

  9. No respetaron el último acuerdo suscrito ante el Ministerio de Nación donde se comprometían a respetar las condiciones laborales de los trabajadores de corte de pasto, los cuales hace dos meses no tienen funciones. Por otra parte, tampoco realizaron la entrega de indumentaria (verano e invierno) en tiempo y forma.

Mirá También:  Zanella debió izar la bandera de remate

Y así concluyeron que a raíz de lo descrito es que mantendrán la medida de fuerza y seguirán «alertas y movilizados» a la espera de una salida al conflicto.

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *