El conflicto que se mantiene en Misiones por una protesta policial frente al Comando Radioeléctrico de Posadas comenzó a destrabarse este domingo con el retiro de la Infantería y el inicio de negociaciones, justo en momentos en que las fuerzas federales avanzaban en la zona.

El jefe de Policía de Misiones, comisario general Sandro Martínez, puso en marcha gestiones de último momento para intentar acercar posiciones y encontrar una solución al conflicto, que se originó el viernes a la madrugada.

Asimismo, indicaron que hay avances en las negociaciones entre los voceros de los manifestantes y las autoridades policiales, más allá que en la reunión anterior no se había presentado una nueva propuesta salarial. En esta ocasión se exploran alternativas para satisfacer las demandas de los trabajadores.

Martínez logró el retiro de la Infantería y arribó al lugar para encarar las tratativas, luego de que este domingo por la mañana llegaran a la zona fuerzas federales, conformadas por Policía Federal, Prefectura Naval y Gendarmería Nacional.

Las negociaciones se llevan a cabo con los referentes de la manifestación, los policías retirados Ramón Amarilla y Germán Palaveccino, además de un comisario de apellido Gentili, designado como «negociador» por el comité de crisis conformado con intervención del Ministerio de Seguridad de la Nación.

«Hay un principio de acuerdo. Por eso se va a retirar la Infantería. El diálogo se ha reanudado. Le demostramos al jefe que la seccional está funcionando normalmente. Por favor no generemos conflictos ni peleas», indicó Palavecino, quien además indicó que como parte del acuerdo el jefe de la Policía solicitó la devolución de los móviles tomados para la protesta.

Mirá También:  EL CENTRO CULTURAL MUNICIPAL O VIEJA ESTACION CUENTA CON WIFI LIBRE Y GRATUITO

Las fuerzas federales llegaron al lugar este domingo por la mañana, cerca de las 9:20, generando una escenario de máxima tensión que se tradujo en empujones en una de las esquinas lindantes, aunque el encontronazo se desactivó a los pocos minutos y la situación no pasó a mayores.

Cabe recordar que la protesta de la Policía y el Servicio Penitenciario provincial sobre una de las principales avenidas de la capital misionera arrancó en la madrugada del viernes. Lo uniformados, que ya venían haciendo diferentes pedidos con anterioridad frente a la Jefatura de Policía (sobre calle Félix de Azara), decidieron entonces trasladarse frente al Comando Radioeléctrico de la Unidad Regional Uno y cortar la avenida Uruguay con el fin de reclamar una actualización de los salarios.

La manifestación comenzó con la quema de gomas y permaneció allí durante todo el día viernes y ayer, con la intervención incluso del juez Ricardo Balor y la creación de un comité de crisis entre la Nación y la Provincia. El conflicto fue escalando, además, con la llegada de otros sectores que ya se encontraban realizando movilizaciones bajo la misma consigna, como los docentes y el personal de salud.

Pese a que en la víspera del sábado hubo un nuevo anuncio de recomposición salarial por parte de la Provincia hacia policías y penitenciarios, los uniformados -tanto retirados como personal en actividad- permanecieron y acamparon en el lugar en rechazo a los números ofrecidos.

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *