Finalmente, después de 20 años este miércolesinició el tercer juicio por el asesinato de María Marta Belsunce. En esta ocasión, los acusados son el vecino del country El Carmel, Nicolás Pachelo, y dos vigiladores, Norberto Glennon y José Ortíz.

Pachelo no llegará en libertad al juicio, sino que ya lleva cuatro años preso por ocho robos en otros countries y antes que eso confesó delitos cometidos en El Carmel y en el edificio de Retiro donde vivía, por lo que cumplió otros tres años de condena.

Por esta causa, Carlos Carrascosa, viudo de María Marta, estuvo seis años preso hasta que la Cámara de Casación bonaerense demostró que la acusación contra no se verificaba. De hecho, se llegó a sospechar que hubo pruebas directamente armadas. El viudo de García Belsunce estuvo preso entre en varias ocasiones entre 2009 y 2016 y otro período en domiciliaria. En 2020, la Corte Suprema de Justicia dejó firme la absolución.

Por eso, dos décadas después del asesinato, los fiscales volvieron a poner como principal sospechoso a Pachelo como coautor del crimen. Es decir, se vuelve a someter a juicio la primera de las hipótesis que planteó la familia en octubre del 2002, cuando tuvo lugar el crimen.

Los hechos y testimonios que comprometen a Pachelo

Pachelo, que al momento del crimen de Martía Marta tenía 24 años, fue uno de los primeros apuntados por la familia. De hecho, en las primeras declaraciones de la causa hubo testimonios de tres jóvenes que lo vieron trotando cerca de la casa de Belsunce a la hora del crimen, siendo que el vecino declaró que se había ido del country.

Mirá También:  Funcionarios y legisladores no podrán comprar dólares para atesoramiento

También hay testigos de una estación de servicio cercana al barrio El Carmel de Pilar en la que Pachelo desayunaba al día siguiente del crimen, que aseguran que el vecino preguntó por el «asesinato en El Carmel» cuando, a esa hora, nadie sabía que había ocurrido un homicidio, y se pensaba que era una caída en la bañadera. Sin embargo, a 20 años, no se sabe si las pruebas serán suficientes para confirmar la hipótesis.

Para los fiscales, Pachelo estaba en la casa de María Marta cuando la víctima regresó a su casa porque interrumpió, por lluvia, un partido de tenis. Al hacerlo en bicicleta, no hizo ruido, e ingresó a la casa y se encontró con sus supuestos asesinos. En ese momento, en tiempos del corralito, había rumores de que en casa había mucho dinero.

Las causas de Nicolás Pachelo

En 2003, un año después del crimen, Pachelo fue acusado de los delitos de hurtodefraudación robo en circunstancias previstas por el artículo 163 del Código Penal, que incluye robos en incendios, en ferrocarriles, con uso de ganzúa, robos agrícolas, etcétera.

Dos años más tarde, en 2005, firmó un acuerdo con la fiscal general de Capital Federal, Ana María Lenardón de Palazzi, admitiendo siete robos, en casas de amigos o conocidos suyos, a quienes les había hurtado previamente las llaves.

En el acuerdo, aceptó una pena de cuatro años de prisión. En tanto, en la provincia de Buenos Aires, firmó otro acuerdo con el fiscal Mario Kohan admitiendo un robo y una pena de un año de prisión. En 2007 fue liberado.

Mirá También:  Macri se despidió en una Plaza de Mayo transitable y poco compacta. Adiós a los fantasmas

En 2010 2011, fue acusado por su expareja, Inés Dávalos Cornejo, por amenazas y coacción, con causas en los juzgados porteños números 36 y 34. Tuvo otra denuncia en su contra un año después, en 2012, nuevamente en el Juzgado Nº36: falsificación de documento y estafa.

Finalmente, en diciembre de 2015, la división de Drogas Peligrosas de la policía, tras una investigación de inteligencia, hizo un allanamiento en el Villa Real Golf Club de General Rodríguez, en el marco de la Florio Fest, una fiesta de música electrónica organizada por el fisicoculturista Javier Florio. Pachelo fue arrestado en el lugar por tráfico ilícito de estupefacientes.

Pachelo, el joven problemático y el suicidio de sus padres

La historia de Pachelo no es una historia marcada, precisamente, por la tranquilidad. Nació el 21 de junio de 1976, en Pilar. Hijo del piloto automovilístico Roberto Pachelo y Silvia Ryan, la principal testigo de su hijo tras el crimen de Carmel.

Sin embargo, dos sucesos marcarían su vida para siempre: su padre se había suicidado en 1996, cuando él tenía 20 años, y la entonces pareja de Roberto, Jacqueline Barbará, declaró judicialmente que cree que Nicolás tuvo que ver con el suicidio de su padre; en tanto, en 2003 también su madre decidió suicidarse, en este caso, el sospechoso del crimen de María Marta acusó a la familia Carrascosa de querer arruinarle la vida.

Si bien nada fue investigado ni comprobado, en ese expediente un empleado de la empresa cuenta que Nicolás tenía tales sentimientos de odio contra su padre que poco después de la muerte lo encontró disparando contra las fotos de Roberto Pachelo colgadas en una pared, según informó en aquel momento Página/12.

Mirá También:  “ALERTA ROJA”

Pachelo llegó a vivir a El Carmel ya que fue su propio padre uno de los fundadores. Sin embargo, los vecinos lo despreciaban. Alegaban una su manera de vivir violenta y su forma agresiva de manejarse.

De hecho, antes del crimen, la propia María Marta denunció que Nicolas le secuestró al perro para pedir un rescate. Por esto, los chicos de esa comunidad lo habían apodado “Voldemort”, por el malvado adversario de Harry Potter. 

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *