Page Loader

La inflación de diciembre fue 3,8% y acumuló 50,9% a lo largo de 2021

La suba interanual se acercó al nivel récord de 2019 y supera en 22 puntos la previsión original del Gobierno. Los alimentos escalaron en diciembre 4,3%, empujados sobre todo por la carne; el asado se encareció 16% a pesar del control de precios. Son datos del Indec.

La inflación de diciembre fue 3,8% y acumuló 50,9% a lo largo de todo 2021, número que la devuelve a la zona del récord de 2019 (53,8%) y por encima del saldo de 2018 (47,7%). De acuerdo con el informe publicado este jueves por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), el dato final no solo supera en 22 puntos porcentuales al pronóstico de inflación original del Gobierno –que era de 29% y fue incluido en el Presupuesto 2021– sino que también excede ampliamente a la estimación ajustada en septiembre pasado, de 45,1%.

Para diciembre el mercado anticipaba una inflación de 3,4%, de acuerdo al promedio de las proyecciones que elabora el Banco Central, que fue superado por el número oficial informado hoy. Se trata de la suba intermensual más alta desde abril pasado, cuando la marca fue 4,1%.

La división de mayor aumento en el mes fue Restaurantes y hoteles (5,9%), impulsada por el pico habitual del turismo al comenzar la temporada de verano. Bebidas alcohólicas y tabaco (5,4%) fue la segunda categoría de mayor incremento mensual, debido principalmente a la suba de 7% en el precio de los cigarrillos.

Los alimentos y las bebidas sin alcohol también registraron un alza superior al promedio, de 4,3%, derivado principalmente del encarecimiento de la carne sobre fin de año. A pesar de las medidas oficiales de control de precios para las fiestas, con «cortes navideños» en grandes supermercados, el asado mostró una suba de 15,9% en el mes, la nalga escaló 12,8% y el cuadril, 10,8%.

Mirá También:  Cristina Kirchner ordenó auditar lo actuado por Gabriela Michetti

«A diferencia de otros años anteriores que también cerraron con una inflación elevada, ésta vez no hubo una corrección cambiaria. En 2021 tuvimos 51% con un tipo de cambio que corrió por detrás de eso, lo que no es un buen síntoma porque te permite pensar que en lo que se transmitió mucho la inflación fue en las expectativas «, dijo a elDiarioAR Guido Lorenzo, director de la consultora LCG. Para el analista, sobre esta inercia hay que montar los ajustes, por lo que piensa el dato recientemente comunicado por el Indec como un «piso» para 2022. 

Según el economista Joaquín Waldman, el 51% de inflación implica que por décimo sexto año consecutivo la Argentina está entre los 10 países con más inflación del mundo y que la desaceleración de 2020, año en que la inflación fue 36,1%, habría sido solo transitoria.

«En 2021 la inflación se aceleró en prácticamente todo el mundo, pero no a los niveles nuestros. Y a pesar de que nuestro problema es significativamente mayor, reaccionamos más tarde que el resto de los países de la región», señaló Waldman. Además, esa inflación generó distorsiones de precios relativos (por el atraso del tipo de cambio y las tarifas) que harán más difícil una política para bajar la inflación en el futuro.

<img class="lazy entered loaded" src="data:;base64,» alt=»» data-ll-status=»loaded» />

Hacia adelante, el pronóstico no es alentador: las estimaciones relevadas por el Banco Central anticipan una aceleración de los precios con nuevos picos de 4% para marzo y abril, valores que no se registraban desde el primer trimestre de 2020.  Concretamente, el último Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) prevé una inflación de 3,7% en enero y febrero y un pico de 4% en marzo y abril que daría inicio de una desaceleración; mayo marcaría 3,6% y junio, 3,5%.

Mirá También:  Pfizer y Pepín

«Las expectativas hoy son que la inflación por lo menos se mantenga en el mismo nivel, o suba levemente en el año entrante –dijo Waldman–. Si llega a superar el 54%, algo que no podemos descartar y no sería improbable, tendremos la inflación más alta desde la salida de la hiper».

Para María Castiglioni, directora de C&T, hay una serie de desafíos en el frente inflacionario de cara a 2022. Por un lado, «la alta expectativa que tiene la población de la inflación, que cree que se va a repetir el número pasado». Por otro, las presiones en los precios contenidos vía acuerdo, que en algunos casos ya vencieron en enero y fueron ajustados en la renovación. También mencionó la inercia que viene de diciembre, sumado al aumento que se anticipa en las tarifas de los servicios públicos, más allá de que no esté definido todavía la magnitud y el Gobierno hable de un tope del 20%.

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Click to Hide Advanced Floating Content