Elisa «Lilita»  Carrió, líder de La Coalición Cívica, aseguró este martes que el presidente Javier Milei está llevando adelante “el mayor ataque a la clase media de la historia” y, en el ámbito productivo, está implementando un «pymecidio» porque «suben todos los costos, los sueldos, pero tenés una recesión brutal».

«Hay un ataque furibundo que tiene por objetivo la desaparición de la clase media. (Milei) es buen actor y entretiene bien a la gente. Es un gran actor, habla de la SUBE, o se pelea con alguien, pero en el fondo está lo que sucede con la clase media», advirtió en una extensa entrevista radial

«Están las facturas de luz, de gas; ves cierres de negocios y el que se cae no comienza de nuevo. No hay un punto en V, hay una U muy larga y no hay un programa de estabilización con crecimiento. No hay modelo para las pymes: es un pymecidio, porque suben todos los costos, los sueldos, pero tenés una recesión brutal», afirmó la líder de la Coalición Cívica.

Y añadió: “Yo en la historia no vi este ataque y, además, vi otros programas de ajustes así, que terminaron en recesiones brutales sin poder salir de esa recesión, como fue el de(l ex ministro de Economía, José) Machinea durante el gobierno de Fernando de la Rúa. Es decir, estos enormes ajustes y un alto nivel de impuestos no llevan a la salida de la Argentina si no hay un programa de crecimiento con las pymes”.

La caída de ventas y empleo

En la actualidad, observó Carrió en la entrevista, hay una marcada caída de las ventas. En ese escenario, indagó: «¿Cómo se sostienen los empleos? ¿Cómo vamos a crear empleo formal, si lo que vamos a tener es gente que va a vender en negro, que no va a pagar impuestos, que va a vender en negro y va a contratar en negro? Porque no puede, porque ustedes ven que la clase media, por ejemplo, empieza a dejar de dar propina, empieza a dejar que le corten el pasto, empieza a dejar de hacerse las manos».

«Parecen tonterías, pero es la vida cotidiana, y hay miles de trabajadores, millones de trabajadores autónomos que viven de todos esos servicios, esos están cayendo, y esa gente no tiene plata en el colchón”, insistió.

Respecto al debate sobre el déficit cero, el caballito de batalla del Presidente ultraderechista, Carrió dijo que «tememos que ver que sea de la mejor forma posible para que una sociedad pueda seguir siendo viable, y una identidad política nacional basada en sus clases medias sea viable, porque podés no tener déficit fiscal, pero entregarle el país a las grandes corporaciones internacionales y nacionales, y en consecuencia, ¿para qué sirve el ajuste? Para concentrar el dinero y la inversión, ¿para qué sirve el ajuste? Para concentrar el dinero y el poder y la corporación. Esto es lo que puede llegar a pasar, ojalá que no pase», advirtió.

Mirá También:  Tenía coronavirus, violó la cuarentena y asistió a una fiesta: 66 personas aisladas

“Yo sé que hay mucha gente que dice, tenemos que acompañar, sí, pero guarda con la ilusión que es distinta de la esperanza”, alertó la líder de la Coalición Cívica.

Sobre este punto, observó que pese a las promesas de Milei «la inversión no aparece porque este gobierno no le da credibilidad». Y sumó, en ese sentido: «Para que el FMI diga ‘ocupese de los vulnerables’ es que estamos de la cabeza. Esa es mi visión, yo sé que hay mucha gente que se enoja”.

El campo y las retenciones

Carrió también reflexionó este martes sobre la situación fiscal de Argentina y el vínculo del Gobierno con el campo. «Existe un problema fiscal mayúsculo. Fijate que si hoy se sacan el impuesto al país y el impuesto a las importaciones, se les cae la recaudación al piso. Y el año que viene, ¿qué va a pasar? Los del campo están esperanzados de que le eliminen retenciones. Yo me río«, confesó.

Y continuó: «Si el año que viene nadie va a tener ganancias, se va a caer el impuesto a las ganancias, se cae el IVA. Entonces ellos dijeron, vamos a hacer un ajuste fiscal. Esto suponía una recaudación que sostuviera, aunque sea aún en medio del ajuste al Estado, pero es que la recaudación no sostiene a este gobierno ni sostiene las provincias. Y no se puede aumentar más impuestos porque la gente no puede pagar nada. Entonces estamos en una situación difícil, y creo que por eso ellos invierten en el discurso”.

Al campo, agregó en ese sentido, » no lo van a cerrar, por eso le tuvieron que bajar el precio de los insumos. Yo los quiero a los del campo, pero son tan duros de cabeza, obcecados, machistas. Ellos creían y ahora tienen problemas con el maíz, con el trigo, a los chacareros no le cierran los números. Milei les había prometido la eliminación de las retenciones, y yo les dije que se pueden bajar, pero los primeros años no se pueden eliminar. Cuando no podés razonar es imposible. Contra la ilusión uno no puede razonar. Cuando uno está enamorado hay que dejar follar a la gente, como dicen los españoles. De ilusión en ilusión, la Argentina está en una decadencia brutal”.

Mirá También:  Otra vez CFK cara a cara, y los temas le sobran

«Milei no quiere que se preste salud»

En otro tramo de la entrevista, la líder de la Coalición Cívica opinó sobre la política sanitaria del Gobierno de la Libertad Avanza y aseguró que “(Javier Milei) es un enemigo del Estado, no quiere que se preste salud».

Y puso como ejemplo la epidemia de dengue. «El ministro de salud no hizo nada. No llamó a los otros, no previno. Recién ahora se dieron cuenta. Las facultades de salud o de educación son concurrentes, siempre hubo consejos de ministros, se reunían con ministros de provincias», indicó. Lo que ocurre ahora, en cambio, es que «en todos los niveles vamos a un ajuste en el Estado, a la desaparición de algunos roles del Estado”.

También se refirió a las declaraciones del ministro de Economía sobre los aumentos desmesurados de las prepagas, una política que él mismo habilitó con el DNU de desregulación. “Toto Caputo dice ‘ahora me enfrento con las prepagas’. Señores, enfréntense con los laboratorios, que crecieron 3200% y pico de inflación en los últimos años. ¿Por qué no discuten también con los laboratorios? Las prepagas se cartelizaron y nosotros lo denunciamos con Hernán Reyes. La verdad es que los medicamentos son imposibles”, expresó Carrió.

Y ejemplificó con su experiencia personal: “Yo me pasé de una prepaga muy importante, como tengo también PAMI, me fui a comprar los medicamentos con PAMI. Me bajaron, pero ahora me subieron. ¿Qué quiero decir? Para un jubilado, no estoy hablando de 205, para un jubilado como uno que tiene 700 mil pesos, que tiene que tener 3 o 4 trabajos distintos y no sabe cómo abre el estudio, todo, para poder solventar el mantenimiento nada más que de una casa, no para otra cosa, es imposible. Entonces yo pienso que estamos frente al mayor ataque a las clases medias y esta es la identidad argentina”.

«Las sociedades están muy confundidas»

Sobre el final, analizó la recepción que el ultraderechista está teniendo en la sociedad argentina, especialmente en las personas de clase media mayores de 40 años. Lo que yo vi a lo largo de 30 años de política es que va facturando, no te quita el respaldo ya, sino que va facturando, facturando, facturando, y un día te cobra toda la factura entera. La vi con los Kirchner, la vi con De la Rúa (…) De la Rúa en la primera parte tenía 70% de imagen pública, lograba unir. Kirchner en los primeros 4 o 5 meses tenía 80% de legitimidad, lograba unir. Acá todavía estamos en una sociedad partida”.

Mirá También:  Hirió de un escopetazo a su compañero y, tras creerlo muerto, se suicidó

Por otro lado, hay que tener en cuenta que  existe en el mundo una «guerra tecnológica» que va en detrimento de la memoria, analizó Carrió. «Yo creo que la verdadera guerra que se está dando en el mundo es tecnológica, entonces, mientras por ejemplo TikTok, dentro de China, enseña ingeniería, cultura, etc., en el resto del mundo TikTok funciona como una especie de, por la velocidad, una incapacidad de pensar. Entonces, vos en una cultura que pierde su memoria, es decir, puede ser que hoy se enamoren de Milei y mañana de otro, porque en realidad no tenés emociones, no tenés cerebro”.

“De la izquierda a la derecha, de la derecha a la izquierda, las sociedades en el mundo están muy confundidas, Europa está muy débil, el panorama mundial es de enorme confusión. Y esta confusión también llega a las ideas en la Argentina, porque no tenemos la educación que teníamos con aquella escuela pública que nos enseñaban a estudiar. Hay una pandemia de estupidez en el mundo, es decir, donde no hay recuerdos, no hay memoria, todo es emocional, y los algoritmos sirven a esto, así que esto puede terminar en irracionalidad”, agregó.

Por último, lanzó una advertencia sobre el «oportunismo político» de algunos dirigentes que están pensando en las elecciones de 2025 en vez de ocuparse de los problemas de la actualidad. «Hay un oportunismo político enorme porque todo el mundo está pensando… Yo los escucho hablar y digo, están pensando en la campaña del año que viene, viendo cómo se adhieren, cómo se van a La Libertad Avanza porque está alta en las encuestas”, señaló.

Sobre el futuro político de Argentina, dijo que le parece «infantil» pensar en los liderazgos, pensar «si vuelve Cristina y si no vuelve Cristina». Y concluyó, volviendo a la reflexión sobre la importancia que tiene la clase media en el país: «en realidad cuando todo se apacigüe, uno tiene que tener una calma atenta, estar tranquilo, pero ir señalando estas cosas, porque en definitiva, si no hay clase media, no hay clase pobre, hay indigencia. Lo que hay que entender es que las clases pobres en la Argentina tienen su modo de ascenso social y su ocupación en la productividad de las clases medias, no de las grandes empresas”.

Deja un comentario

You May Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *